Caballo de Troya: el método innovador para hacer frente al cáncer

José de Toledo
·2  min de lectura
Caballo de Troya: el método innovador para hacer frente al cáncer

Técnicas novedosas para luchar contra el cáncer no faltan. Por desgracia, no todas acaban llegando a los pacientes. Sin embargo, es interesante conocerlas, sobre todo cuando plantean estrategias curiosas, como es utilizar una sustancia a modo de “caballo de Troya” para que entren dentro de las células tumorales compuestos que pueden acabar con ellas.

La idea de los investigadores responsables del artículo es sencilla: si queremos acabar con los tumores sin dañar al resto del cuerpo, lo mejor es atacar a las células tumorales desde dentro. Pero claro, la idea es sencilla; hacerlo, no tanto.

Lo que quieren introducir en la célula es una sustancia que promueve las especies reactivas de oxígeno o ROS, por sus siglas en inglés. Estas ROS, entre las que se incluyen los famosos radicales libres, atacan a las células desde dentro y terminan por matarlas.

Suena bien, pero hay un problema fundamental. El Nano-pPAAM, que es la sustancia que activa las especies de oxígeno reactivo que han desarrollado los investigadores, no funciona hasta que no entra en la célula. Y no queremos que entre en cualquier célula, porque si no las mataría. Queremos que entre en las células tumorales.

Para eso han utilizado una técnica de “caballo de Troya”: han unido el Nano-pPAAM al aminoácido fenilalanina. Las células tumorales crecen a tasas muy elevadas, y para ello necesitan muchos aminoácidos para formar proteínas, y la L-fenilalanina en particular. Así, cuando absorben el aminoácido, meten en su interior la nanopartícula creada para matarlas.

Hasta aquí, todo bien. Los matices empiezan ahora, y el primero es importante: de momento, esta técnica se ha probado fuera de seres humanos. No es que no se hayan hecho pruebas, es que aún están en fase preclínica.

Esta técnica se ha probado a dos niveles. Primero, en cultivos celulares. Cuando se comienza el desarrollo de un fármaco, se prueba primero en células humanas “criadas” en una placa de Petri en un laboratorio. Así se puede comprobar que funciona como tiene que funcionar, y que no daña a lo que no tiene que dañar. Y en estos experimentos los resultados han sido muy prometedores.

El siguiente paso es probar la terapia en modelos animales. Pero claro, si estamos probando una terapia para un cáncer en humanos, igual que cure ese mismo cáncer en ratones no nos dice nada. Por eso se suele implantar en ratones cánceres de humanos – la técnica es compleja de explicar – para asegurarnos de que las nuevas propuestas funcionan. Y aquí la idea del caballo de Troya para generar ROS también muestra resultados alentadores.

Por desgracia, muchas de estas investigaciones preclínicas luego no llegan a concretarse en terapias que ayuden a los pacientes. Pero conocerlas siempre es interesante.

Más historias que te pueden interesar