Cañoneo ruso deja tres muertos en el este de Ucrania

·2  min de lectura
UCRANIA GUERRA (AP)
UCRANIA GUERRA (AP)

Por lo menos tres civiles ucranianos murieron y casi 20 resultaron heridos en el más reciente cañoneo de las fuerzas rusas, informaron el lunes autoridades ucranianas.

La región oriental de Donetsk, una de las dos provincias que componen la zona industrial de Donbás, ha sido la que más ha sufrido de la artillería rusa.

Por lo menos tres personas murieron y otras 13 resultaron heridas por los proyectiles rusos en diversos poblados de Donetsk en las últimas 24 horas, dijeron funcionarios locales. La artillería dejó dañados gran cantidad de edificios residenciales e infraestructura civil.

En Járkiv, la segunda ciudad más grande del país, cinco civiles resultaron heridos el lunes por la artillería rusa, indicó el alcalde Ihor Terekhov.

Las fuerzas rusas también dispararon cohetes y artillería contra otras regiones de Ucrania. Por su parte, las fuerzas ucranianas dijeron haber destruido más de 10 depósitos de municiones y equipos militares de Rusia en la semana pasada.

Por otra parte, el Parlamento ucraniano prorrogó la ley marcial y la movilización nacional por otros 90 días.

“Ucrania siempre ha anhelado la paz y la sigue anhelando y varias veces en las negociaciones le ha ofrecido al liderazgo ruso poner fin a la guerra y liberar a las tierras ucranianas de la ocupación”, aseveró el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy en un video el domingo en la noche. “Pero hasta el momento, Rusia sigue creyendo en el terrorismo, sigue presa de sus delirios propagandísticos y cree que puede lograr algo con sus diversas formas de chantaje. No lo logrará”.

“Debemos defendernos... Mientras más fuerte sea Ucrania, más débil será Rusia y menos durará esta guerra”, añadió.

Además, Zelenskyy destituyó a los directores regionales de la agencia de seguridad nacional SBU en Kiev, Leópolis y Tarnópil. El despacho de Zelenskyy no dio las razones. El mes pasado el mandatario destituyó al director de la SBU Ivan Bakanov y al fiscal general, afirmando que sus dependencias tenían demasiado personal acusado de colaborar con los rusos.