La caída de Coutinho: de estrella mundial a repudiado

Pablo Falcones

Hace poco más de dos años, Philippe Coutinho era la estrella en un Liverpool de Klopp que empezaba a parecerse al equipo que la temporada pasada levantó la Champions y en esta va a completar la Premier perfecta. El brasileño alcanzó un nivel de 'megacrack' mundial que le llevó a fichar por el Barcelona a cambio de 160 millones de euros. La tercera adquisición más cara de la historia.


Sin embargo, desde su llegada al conjunto azulgrana la progresión del brasileño se ha frenado en seco. Incluso cabe decir que su rendimiento ha caído en picado. Desde que se enfundara la elástica catalana nunca encontró su sitio en el campo y siempre estuvo lejos de esa magnífica versión que había demostrado en Anfield Road.


Tanto que, tras una temporada y media en la que no dio la talla, el Barcelona decidió cedérselo al Bayern de Múnich con opción de compra para los bávaros. Opción de compra que, cuando finalice esta temporada, no van a ejecutar. Hace dos días hicieron oficial que no van a pagar los 120 millones que le pedían por el brasileño.


El mayor problema para el equipo presidido por Bartomeu es que le va a ser casi imposible 'colocar' a Coutinho. Su rendimiento en Alemania ha mejorado un poco, pero ya no es aquel jugador de la Premier que costó 160 'kilos'. Ahora mismo parece difícil, casi un disparate, que cualquier club quiera pagar 120 por un futbolista que no es ni la sombra del que era hace 2 años.


Ahora la gran papeleta le ha caído a Quique Setién. Según las informaciones de las últimas semanas, el cántabro se ha propuesto 'recuperar' a Coutinho la temporada que viene. Una temporada en la que de momento apunta a que se quedará en Can Barça... porque no lo quiere nadie.