C.S.I., una clase para resolver crímenes

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 26 (EL UNIVERSAL).- En lo que se refiere a dramas criminales, Barry O’Brien considera que "C.S.I." influenció a la televisión desde su nacimiento en el año 2000 (con la versión ambientada en Las Vegas) cosa que hasta ahora sigue haciendo.

El creador de la serie derivada de la franquicia ("C.S.I. Miami"), explica en entrevista que fue el primer programa en introducir la resolución de crímenes como una especie de rompecabezas que debe ser descifrado.

"La investigación de la escena del crimen usando evidencia ha encontrado su lugar en la certeza del léxico de los dramas de procedimientos policiales de la televisión y también ha encontrado su camino en la cultura. Las audiencias han crecido con ella".

En el marco de los 20 años de la franquicia esta noche a las 22:55 horas se transmitirá la séptima temporada de "C.S.I. Las Vegas" como parte del especial de aniversario que en las últimas semanas realizó el canal AXN.

Pero para el drama y sus protagonistas no sólo es importante encontrar al delincuente detrás del crimen.

Parte de la forma en que se cuenta la historia, explica Barry, está dada por la música que suena de fondo y que en su historia ha incluido temas de bandas tan icónicas del rock como The Who con "Won’t Fooled again" en la serie Miami y "Who are you" en la versión Las Vegas, como sus temas principales.

"Fue la forma perfecta para hacerla. Es algo que realmente se suma al estilo y el sabor del programa. Una vez que The Who irrumpe con su icónico riff sabes que te vas a adentrar en un viaje, eso realmente pone el tono", comenta O’Brien.

Si bien las historias ya finalizaron (en el caso de Las Vegas el último capítulo se transmitió en 2015), Barry considera que si se estuviera grabando en la actualidad sin duda se adaptaría a los nuevos temas que se viven en Estados Unidos.

Por ejemplo, retratarían la forma en que se ve a la policía en la actualidad y los conflictos que han tenido en temas como el racismo, la política, insensibilidad, entre otras. Para O’Brien habría sido un placer escribir sobre ello.

"Hubiéramos abierto nuestras narrativas a todas las cosas que estamos viendo en las noticias, específicamente en todas las fuerzas policiales a lo largo del país", comenta.