Cáncer agrava salud de opositor preso en Bolivia

MÁS DESTACADO EN AMÉRICA LATINA

LA PAZ, Bolivia (AP) — Familiares y médicos confirmaron que un líder opositor boliviano preso hace poco más de cuatro años tiene cáncer y han pedido al gobierno excarcelarlo para que reciba tratamiento especializado.

Un equipo de cirujanos extirpó la víspera un riñón canceroso al ex gobernador Leopoldo Fernández, de 60 años, y una nueva cirugía será necesaria por problemas en la próstata, dijo el viernes el oncólogo Gonzalo Peredo, uno de los médicos del equipo.

La hija del político, Pamela Fernández, dijo el viernes que "está en riesgo la vida" de su padre, quien precisa un tratamiento estricto y quizá exámenes fuera del país por lo que ha pedido una salida rápida a la situación legal de su progenitor preso preventivamente por la muerte de 11 indígenas en 2008.

Fernández era gobernador ese año de la pequeña provincia amazónica de Pando y junto con otros tres gobernadores opositores lideró una rebelión contra el presidente Evo Morales que derivó en la muerte de indígenas leales al gobierno. Autoridades gubernamentales lo acusaron de haber promovido el conflicto que desencadenó la matanza.

El político se declaró perseguido del gobierno, al que acusó de obstaculizar su defensa, y aún no ha recibido sentencia. Estando preso se postuló a la vicepresidencia en los comicios de 2009 por una alianza de derecha que fue derrotada por Morales.

"El paciente tiene cáncer, está con un solo riñón, tiene problemas de próstata, es hipertenso y todo eso puede deteriorar más su salud. Su caso amerita cuidado estricto y es muy complicado que entre y salga del penal", dijo Peredo. Según la hija del detenido el penal de La Paz donde está recluido su padre no reúne las condiciones para el cuidado que requiere.

Los jueces autorizaron la salida de Fernández hace 13 días para que reciba tratamiento médico.

Aunque el caso está en los tribunales, la familia y el propio Fernández aluden al gobierno porque aseguran que la justicia no es independiente y está controlada desde esferas gubernamentales, criterio que respalda la oposición.

Las autoridades no se han pronunciado sobre el pedido. Otros dos prominentes líderes opositores encarcelados por juicios impulsados por el gobierno murieron estando presos por problemas de salud en los últimos tres años.

En septiembre del año pasado murió en una clínica de un infarto Guillermo Fortún, de 73 años, jefe de un partido de derecha y preso tres años sin sentencia por desvío de dineros públicos.

En mayo de 2009 falleció en una clínica de La Paz el ex ministro de Defensa Fernando Kieffer, de 70 años, por complicaciones renales. Estaba preso desde 2007 por desvío de fondos de la ayuda internacional.

Ante las acusaciones de la oposición, el presidente Morales ha dicho que en su gobierno no hay presos políticos sino ex funcionarios procesados por corrupción.

Cargando...