Una cúpula de calor extremo cubre California; riesgo de más incendios y de cortes de electricidad

·4  min de lectura
AP - Ethan Swope

El oeste de Estados Unidos y el estado de California en particular, se enfrenta a un altísimo riesgo de cortes de electricidad, debido a una ola de calor extremo que azota la región, y que de momento, no muestra signos de redimir. Los residentes no tienen más remedio que hacer funcionar sus aires acondicionados a toda máquina, lo que aumenta el riesgo de cortes de electricidad. La región también se enfrenta a un alto riesgo de sufrir más incendios.

Una enorme cúpula de calor abarca actualmente el oeste de Estados Unidos, con temperaturas que superan los 30 grados centígrados e incluso los 40 grados centígrados en algunas zonas.

Tras un lunes que ya batió el récord, la ola de calor alcanzó su máxima intensidad este martes 6 de septiembre. Se espera que las altas temperaturas se extiendan todavía hasta el próximo sábado, con un riesgo importante de cortes de electricidad.

Según las autoridades del estado de California, el martes, un pico fue alcanzado en el consumo de energía por el uso del aire acondicionado. Elliot Mainzer, presidente del Operador Independiente de Sistemas de California (California ISO), que administra el flujo de electricidad del estado, advirtió que, si California tiene cierta capacidad energética extra en este momento, "es posible que se produzcan apagones".

La red energética del estado de California funciona con una combinación de energía solar y de gas natural durante el día, así como con importaciones de energía de otros estados.

Sin embargo, por un lado la energía solar empieza a disminuir al final de la tarde y por la noche, y por otro lado, algunas de las centrales eléctricas de gas natural de las que depende el estado para su energía de reserva, son relativamente antiguas y poco fiables cuando hace calor. Todo ello hace ahora temer que se produzcan cortes de electricidad.

El lunes, a petición de California ISO, cuatro generadores de emergencia desplegados en las ciudades de Roseville y Yuba City por el Departamento de Recursos Hídricos fueron activados por primera vez desde su instalación el año pasado, proporcionando hasta 120 megavatios; una energía suficiente para 120.000 hogares.

El California ISO también hizo un llamamiento a los ciudadanos para que mantengan los aparatos de aire acondicionado a 25,5 grados centígrados o más y eviten el uso de los electrodomésticos que consumen mucha energía.

Hasta ahora, estos esfuerzos han permitido que las luces se mantengan encendidas. "Pero hemos entrado en la fase más intensa de esta ola de calor", que podría durar toda la semana.

Los particulares y las empresas tendrán que demostrar un nivel de conservación dos o tres veces superior, declaró Mainzer, cuyos comentarios fueron reportados por la agencia de noticias Associated Press.

Además de los cortes de luz, el riesgo de que se produzcan más incendios

No es la primera vez que el estado de California se enfrenta a estos riesgos. En agosto de 2020, varios cientos de miles de personas se quedaron sin electricidad durante apagones.

El gobernador Gavin Newsom firmó el viernes un proyecto de ley que podría permitir que la última central nuclear del estado funcione más allá de su cierre previsto para 2025, con el fin de garantizar más energía.

Pero la amenaza de apagones no es la única consecuencia de las altas temperaturas y de la baja humedad. El oeste de Estados Unidos también se enfrenta a incendios, de los que ya hay muchos en California. Según Anale Burlew, jefe adjunto del Departamento de Bosques y Protección contra los Incendios en California, durante el fin de semana, cuatro muertes fueron registradas, mientras que unos 4.400 bomberos lucharon contra 14 grandes incendios.

El Servicio Meteorológico Nacional pronosticó temperaturas máximas de entre 37,7 y 46,1 grados centígrados en el interior de California, y de entre 27 y 37 grados más cerca de la costa. La noche no traerá mucho alivio, ya que en muchos lugares se registrarán temperaturas mínimas de entre 26,6 y 37,2 grados centígrados.

Los científicos afirman que el cambio climático ha hecho que el oeste del país norte americano sea más cálido y seco en las últimas tres décadas. Según los investigadores, el calentamiento global seguirá haciendo que las condiciones meteorológicas sean cada vez más extremas y los incendios más frecuentes y destructivos.

Con AP y Reuters