Córdoba. Pensaban que era un accidente doméstico, pero el testimonio de la hija de la víctima hizo descubrir que fue un femicidio

Gabriela Origlia
·2  min de lectura

CÓRDOBA.- Un hecho que se pensó como un accidente doméstico se convirtió en el primer femicidio de 2021 en la capital provincial. La víctima, Gabriela Lencina, ya había sido golpeada por su pareja, situación que le contaba a sus hijos, a quienes les pedía que si le pasaba algo cuidaran a su hermana más chica, de cuatro años. La niña fue, precisamente, la que con su testimonio permitió poner al descubierto que el caso se trataba de un homicidio. Su declaración fue la clave para detener al sospechoso, su padre.

Cristian Sebastián Videla fue detenido ayer en la ciudad de Córdoba y quedó imputado de homicidio doblemente agravado por mediar violencia de género y por el vínculo.

Lencina, de 43 años, fue internada en el Instituto del Quemado de Córdoba el 27 de diciembre con el 30% de su cuerpo afectado por quemaduras. A su casa de barrio Coronel Olmedo llegaron los bomberos y una ambulancia de emergencias convocada por Videla. En el hospital, la víctima, alcanzó a decir que había sido un "accidente".

Repitió esas mismas palabras a tres personas. Dijo que el fuego se inició cuando llenaba un rociador con alcohol.

En cambio, su hija de cuatro años contó que "papá le tiraba agüita a mamá. había fuego" y señalaba el envase de alcohol.

Patricia, hija de Lencina de un primer matrimonio, fue una de las que escuchó a su hermana. Y recordó que el 26 de noviembre pasado llamó al 101 porque los vecinos la alertaron de una fuerte pelea en la casa de su madre.

"Cuando llegó la policía salió él [por Videla] y dijo que no era más que una discusión de pareja. Cuando íbamos a la casa, mi mamá nos mostraba los moretones, pero nos decía que no nos metiéramos, que ya iba a resolverlo", dijo Patricia.

"Me mata él o lo mato yo"

"Esto se va a terminar, me mata él o lo mato yo", recordó Patricia que les aseguró Lencina hace un tiempo.

Videla, de 40 años, es el padre de la niña de cuatro años que estaba con ellos cuando empezó el fuego. Los testimonios indican que él llamó a la ambulancia y acompañó a la mujer al Instituto del Quemado y fue la persona a la que le dieron todos los informes médicos.

"Nos decía que en dos días salía, que estaba estable, pero el domingo a la madrugada llama y cuenta que desde el hospital le avisaron que había muerto", sostuvo Patricia.

Anteayer, él fue a la casa donde vivió con Lencina y se llevó varias cosas. Ayer cerca del mediodía lo detuvieron.

La reconstrucción que hizo la familia de la víctima en base a los dichos de la niña fue que Lencina prendió un cigarrillo y Videla le tiró alcohol.

Los hermanos de la niña piden también hacerse cargo de ella. Hoy se presentarán a la Justicia porque perdieron contacto con ella el lunes y no saben dónde está.