Los códigos de vestimenta en CPS hacen que muchos estudiantes se sientan menospreciados

·25  min de lectura

En Cassell Elementary en Mount Greenwood, el manual estudiantil de este año instruye a las niñas que sus camisas “deben llegar a la cintura y sin escote”.

El código de vestimenta en Ashburn Community Elementary permite que las niñas usen pantalones, shorts o faldas, pero los niños están limitados a usar pantalones. Los niños tampoco pueden usar aretes o pulseras, pero las niñas sí.

En Pullman, a las niñas de Corliss High School se les indicó no mostrar los muslos ni usar ropa con mensajes escritos en el trasero.

El código de conducta estudiantil de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS) ha establecido durante una década que los códigos de vestimenta y las políticas de uniformes deben ser neutrales en cuanto al género. Sin embargo, en una revisión exhaustiva de cientos de políticas escolares recientes, el Tribune identificó 95 escuelas que establecen reglas separadas para niñas y niños en aparente violación de las reglas del distrito. Dichas políticas pueden someter a los estudiantes transgénero y no binarios a una mayor disciplina, sugiere la investigación.

El código también dice que a los estudiantes de CPS “no se les puede prohibir asistir a clase” por no seguir las reglas del código de vestimenta, pero 53 escuelas gobernadas por las políticas del distrito han declarado recientemente que los estudiantes pueden ser retirados del salón de clases, referidos a la oficina o enviados a casa por usar la ropa o los accesorios inadecuados.

Además, el Tribune identificó 26 escuelas públicas de Chicago que tenían algún tipo de prohibición del cabello este año escolar, según los manuales escolares actuales o las políticas sin fecha publicadas en los sitios web de las escuelas. El gobernador J.B. Pritzker firmó una ley en agosto que tenía como objetivo eliminar la discriminación basada en peinados vinculados a la raza y origen étnico, “incluidos, entre otros, peinados como trenzas, mechones y peinados de cabello torcido”. La ley entró en vigor en enero. Más de la mitad de las escuelas con restricciones de cabello son predominantemente negras.

The Tribune también descubrió que casi la mitad de las más de 600 escuelas públicas de la ciudad han establecido condiciones en torno a limitar la desnudez, como prohibir pantalones pegados estilo malla, blusas con tirantes y faldas o vestidos cortos. Y más de 300 prohibiciones impuestas sobre ropa holgada, pantalones debajo de la cadera, sudaderas con capucha o artículos para el cabello como pañuelos ‘do-rags’, turbantes o cintas para la cabeza.

Esas prohibiciones no están en contra de las reglas del distrito; el código de conducta dice: “Los consejos escolares locales pueden adoptar una política de código de vestimenta que prohíba a los estudiantes usar ciertos artículos”. Pero los educadores dicen que tales restricciones pueden poner a las niñas y los niños de color en mayor riesgo de ser castigados. El código de conducta de CPS dice que los estudiantes que no respetan el código de vestimenta “pueden recibir detenciones o ser excluidos de actividades extracurriculares”, y permite “consecuencias adicionales” si la vestimenta de un estudiante pudiera interrumpir el entorno de aprendizaje.

Los investigadores han descubierto que ser disciplinado por cualquier motivo puede tener consecuencias negativas en el desempeño de los estudiantes y las relaciones en el aula entre estudiantes y maestros, especialmente para los estudiantes de color que históricamente han enfrentado una disciplina desproporcionada que los saca de las aulas.

Algunos estudiantes de Chicago le dijeron al Tribune que pueden entender la necesidad de prohibiciones de ropa en relación a la seguridad, como aquellas destinadas a identificar intrusos en los pasillos o prohibir el simbolismo manifiesto de pandillas. Pero dijeron que otras reglas los hacían sentir injustamente atacados debido a su tipo de cuerpo o cultura.

Judai Smith, estudiante de último año de Kenwood Academy High School, dijo que las reglas de la escuela le han dejado la sensación de que las identidades completas de los estudiantes no son bienvenidas en el salón de clases. El manual del estudiante dice que los estudiantes deben abstenerse de usar sombreros, artículos para la cabeza y “pantalones sueltos y caídos”, entre otros artículos.

“Quieren que nos ajustemos a esta (visión) eurocéntrica de lo que significa ser un estudiante o lo que significa ser profesional y nos quita nuestra negritud”, dijo Smith. “Sentimos que nuestra negritud es criminal, se supone que nuestra negritud no debe estar allí, y nuestra feminidad, porque todavía vigilan nuestros cuerpos también con los códigos de vestimenta”.

Jada Valle dijo que se ha sentido frustrada por la prohibición de usar mallas en su escuela, uno de los pocos tipos de pantalones que le quedan cómodamente. Dijo que la idea de que su cuerpo podría ser una distracción para otros estudiantes la molesta.

“Lo que hay en mi cuerpo no me define”, dijo Valle, estudiante de primer año en Goode STEM Academy en el vecindario de Ashburn. “Yo queriendo estar cómoda es diferente a que tú quieras mirarme y decir que estoy tratando de mostrar mi cuerpo cuando no es eso, es una historia completamente diferente”.

The Tribune revisó las políticas recientes del código de vestimenta de aproximadamente tres cuartas partes de las escuelas de CPS, incluidas primarias y secundarias de vecindario, así como las escuelas autónomas, magnet, de inscripción selectiva, alternativas y ocupacionales, y las seis escuelas secundarias de la academia militar del distrito.

Al contar cuántas escuelas parecían violar las reglas del distrito sobre códigos de vestimenta neutrales al género y pérdida de tiempo de clase, el Tribune excluyó las escuelas que están exentas, incluidas las escuelas chárter y las academias militares.

Las reglas del código de vestimenta se identificaron a través de solicitudes de registros públicos y a través de los sitios web de las escuelas y cuentas de redes sociales. La mayoría de las políticas se tomaron del manual del estudiante 2021-22 o se publicaron en línea este año escolar. Algunas pólizas datan del año escolar 2018-19 si no se pudieron obtener pólizas más recientes. Las escuelas pueden haber modificado algunas políticas después de obtenerlas y analizarlas, y las escuelas tampoco siempre hacen cumplir sus políticas escritas.

Las Escuelas Públicas de Chicago no asignaron a alguien para responder preguntas sobre los hallazgos del Tribune, pero dijeron en un comunicado el martes que “tiene como objetivo garantizar que las políticas de nuestro distrito se apliquen de manera consistente para todos los estudiantes y escuelas”.

En una declaración anterior, el distrito dijo que en abril comenzó a planificar un proceso de auditoría en todo el sistema para examinar los códigos de vestimenta de las escuelas, con el objetivo de determinar si las políticas dañan a los estudiantes o generan desigualdades.

“De todos los lugares en los que los niños experimentan molestias sistémicas en función de su apariencia, las escuelas nunca deberían estar en la lista”, dijo el comunicado.

La mayoría de los líderes de las escuelas individuales contactados por el Tribune no respondieron o remitieron las preguntas al distrito. La directora de la Academia Kenwood, Karen Calloway, dijo en una entrevista que la política de vestimenta de su escuela es “ligera y muy liberal” para apoyar la individualidad de los estudiantes y describió la prohibición del uso de cascos como necesaria y relacionada con la seguridad.

Calloway también dijo que la escuela planea actualizar el lenguaje “obsoleto” que prohíbe a los estudiantes usar tirantes finos o pantalones caídos. La mayoría de los estudiantes no tienen problemas con el código de vestimenta, dijo, y agregó que hay cosas más importantes que vale la pena destacar en Kenwood, como la cantidad de estudiantes que reciben becas.

“Creo que les encantaría, en un mundo perfecto, poder ponerse las capuchas o lo que sea, pero entienden por qué no lo hacemos”, dijo Calloway.

El debate del código de vestimenta

Los problemas relacionados con los códigos de vestimenta escolar son complejos. Muchas de las reglas se basan en objetivos bien intencionados, como ayudar a los estudiantes a mantenerse seguros, limitar las distracciones en el aula y preparar a los estudiantes para el mundo profesional.

En la escuela autónoma Chicago Math and Science Academy en Rogers Park, por ejemplo, el manual del estudiante de este año dice que la política del código de vestimenta ayuda a “crear un ambiente seguro y ordenado, inculcar disciplina y eliminar la competencia y las distracciones causadas por estilos de vestimenta variados”.

Algunas escuelas públicas optaron por adoptar el código de vestimenta más estricto, un uniforme escolar, en la década de 1990 luego de incidentes en los que jóvenes en Chicago fueron asaltados, baleados y asesinados por sus chamarras Starter, por ropa costosa o atuendos con colores de pandillas. En 1996, el Departamento de Educación de EEUU dijo que los beneficios potenciales de los uniformes incluían la reducción de la violencia y el robo, la prevención del simbolismo de las pandillas, ayudar a los estudiantes a concentrarse, enseñar disciplina a los jóvenes y facilitar la identificación de intrusos.

Pero la investigación sobre si las políticas de uniformes son efectivas para crear entornos más seguros o mejores resultados para los estudiantes es mixta.

Algunos padres le dijeron al Tribune que se sentían cómodos con las reglas que prohíben el simbolismo de pandillas, limitan la cantidad de piel que se puede mostrar y promueven una apariencia distinguida para los estudiantes. Dijeron que los uniformes en particular facilitaron las mañanas, ahorraron dinero y ayudaron a reducir el acoso.

Lisa Thomas, madre de cuatro hijos y miembro del consejo escolar local en la escuela primaria Morrill Math and Science Elementary en Chicago Lawn, dijo que el uniforme de su hijo le ha ahorrado dinero y cree que reduce los conflictos entre los estudiantes.

“Hay niños que no tienen ropa de marca”, dijo Thomas. “Pueden ser intimidados o sufrir de burlas porque no tienen ese tipo de ropa, así que creo que (el) uniforme juega un papel muy importante”.

Otros padres no estuvieron de acuerdo en que los uniformes siempre facilitaron las cosas para las familias, y señalaron el costo de comprar uniformes, la necesidad de lavar más la ropa y la resistencia de sus hijos a usarlos.

Vanessa Gracia, madre y miembro del Consejo Escolar Local en la Primaria Holden en Bridgeport, dijo que tiene una relación complicada con la política de uniformes de la escuela. Muchas familias en la escuela son de bajos ingresos, dijo, y la política los iguala al mismo tiempo que proporciona una estructura para los niños. Pero con tres niños en la escuela, dijo, comprar uniformes puede ser costoso.

“Siempre estoy indecisa cuando se trata del uniforme, me encanta, pero lo odio”, dijo Gracia.

LeeAndra Khan, directora ejecutiva de EPIC Academy en el sur de Chicago, dijo que entiende por qué muchas escuelas implementan políticas de uniformes. Pero, dijo, las reglas también traen “consecuencias no deseadas”.

Una consecuencia es que las políticas rígidas pueden limitar la expresión de género de los estudiantes, especialmente aquellos en transición o no binarios. Aproximadamente la mitad de las personas transgénero y no binarias de género que respondieron a la Encuesta transgénero de EEUU de 2015 informaron que se les prohibió expresar su identidad de género a través de la vestimenta durante su educación K-12.

La encuesta, realizada por el Centro Nacional para la Igualdad Transgénero, también encontró que los estudiantes transgénero y no binarios que tuvieron experiencias negativas en entornos educativos tenían más probabilidades de haber intentado suicidarse, experimentar la falta de vivienda y lidiar con angustia psicológica. El diecisiete por ciento de las personas transgénero y no binarias dijeron que abandonaron la escuela debido al maltrato.

Los estudiantes también han estado rechazando cada vez más lo que consideran restricciones sexistas en la ropa que a menudo usan las niñas y las mujeres. Muchos argumentan que las reglas contra los ‘do-rags’ y otros atuendos se basan en el racismo.

A medida que ha aumentado la conciencia sobre los problemas de desigualdad, algunas escuelas de Chicago han optado por relajar las políticas del código de vestimenta. Varios han adoptado políticas similares a un código de vestimenta modelo creado en 2016 por el capítulo de Oregón de la Organización Nacional de Mujeres. Dichas políticas a menudo requieren solo que todos los estudiantes usen blusa o camisa, pantalón y zapatos, y que se cubran los senos, los genitales y el trasero con tela opaca.

Los padres y administradores de algunas escuelas de Chicago que recientemente relajaron sus políticas dijeron que los cambios en general fueron positivos y no provocaron alteraciones en el comportamiento.

Harrison Baker y Madisson Dickson, subdirectores de Westinghouse College Prep en Humboldt Park, emprendieron una revisión del código de vestimenta después de notar que algunos estudiantes fueron amonestados por violaciones más que otros. Entre los primeros pasos: levantar las prohibiciones sobre sombreros y artículos para el cabello como trapos y gorros que algunas personas de color usan para proteger su cabello.

“Cuando miro a mi alrededor y veo estudiantes que pueden usar gorras y sus sudaderas con capucha y se sienten cómodos y aun así llegan a clase, veo esto como un lugar donde se afirman en quienes son y no se les rechaza debido a cosas que históricamente se consideraban como no profesionales o como cultura no convencional”, dijo Baker.

‘Algunas ideas bastante anticuadas’

Después de pasar todo su tercer año en clases en línea, la estudiante de último año de Hubbard High School, Giuliana Huerta, ingresó a la escuela este otoño queriendo mostrar su estilo.

Pero de acuerdo con el manual del estudiante de este año, el código de vestimenta de la escuela de West Lawn prohíbe las faldas y pantalones cortos, así como “blusas de tirantes finos, blusas transparentes, escotes pronunciados, blusas cortas y blusas sin mangas”, entre muchas otras piezas.

Huerta dijo que cuando le dicen que necesita cubrirse en la escuela se siente avergonzada, y baja su autoestima.

Huerta, quien es representante estudiantil en la escuela, encuestó a sus compañeros de clase sobre el código de vestimenta y descubrió que muchos también pensaban que las reglas se aplicaban injustamente. A las niñas con cuerpos más desarrollados, dijeron, a menudo se les decía que se cubrieran, mientras que otras niñas vestidas de manera similar no eran disciplinadas de la misma manera.

“Si distrae a los hombres, entonces tal vez debería ser más un problema de ellos, como si ellos deberían ser controlados en lugar de nosotras”, dijo Huerta. “¿Por qué nos están llamando la atención?”

La revisión del Tribune encontró que docenas de escuelas han prohibido a los estudiantes mostrar partes particulares de su piel, incluidos los hombros y los brazos, el pecho, el estómago o los muslos, en los códigos de vestimenta de los últimos años. Al menos 69 prohibieron los escotes pronunciados o los escotes de cualquier tipo, y 132 escuelas advirtieron que no mostraran el abdomen.

Los códigos de vestimenta en 62 escuelas prohibían los tirantes finos. A los estudiantes de 120 escuelas se les restringió el uso de mallas como pantalones, y en más de 240 se prohibieron los pantalones, faldas y vestidos cortos. Todas estas prendas de vestir son comúnmente comercializadas y usadas por niñas y adolescentes.

Azaria Gavin, estudiante de primer año en Goode, dijo que también ha visto cómo las políticas del código de vestimenta afectan a los estudiantes cuyos cuerpos están más desarrollados que otros.

“Si usas cierta camisa, te dirán que te la quites y te pongas una sudadera con capucha”, dijo. “¿Cómo vas a hacerlos que se quiten lo que quieren usar por algo con lo que nacieron?”

Los códigos que apuntan a las niñas con reglas de modestia se encuentran en las escuelas de todo el país, dijo Richard Thompson Ford, profesor de derecho civil y contra la discriminación en la Universidad de Stanford, autor de “Códigos de vestimenta: cómo las leyes de la moda hicieron historia”.

“Esos son casi universales y se basan en algunas ideas bastante anticuadas o ideas problemáticas sobre los cuerpos de las mujeres, sobre cómo las mujeres deben sentirse acerca de sus cuerpos como una fuente de vergüenza”, dijo Ford. “Y se están implementando en un momento en que las jóvenes se están convirtiendo físicamente en mujeres maduras y, por supuesto, con toda la ansiedad que necesariamente acompaña a ese tipo de cambios durante la adolescencia. Y estos códigos de vestimenta realmente lo agravan en algunos casos al hacer que se sientan muy mal consigo mismas”.

Tales políticas finalmente se reducen a los organismos de control, dijo Kelly Reddy-Best, profesora asociada de la Universidad Estatal de Iowa que ha estudiado los códigos de vestimenta.

“Especialmente con cosas relacionadas con el género, que son las primeras fases de la opresión de los cuerpos de las niñas y las mujeres”, dijo Reddy-Best. “Esa es una forma activa de opresión en la que se involucran esas personas, ya sea que lo piensen conscientemente o no”.

‘Ser estereotipado automáticamente’

Shujaa Ajamu es un estudiante de la Academia Kenwood que dijo que le gustaría que su escuela cambiara su política contra el uso de artículos en la cabeza. Los administradores escolares a veces confiscan paños y otros artículos que se usan para proteger el cabello texturizado, dijo.

“¿Quién lleva gorros y paños? Los negros los usan”, dijo Ajamu, un estudiante de tercer año. “Es la cultura negra lo que estás prohibiendo en la escuela. Y es una escuela predominantemente negra en general”.

Calloway, el director, dijo que la prohibición de atuendos en la cabeza estaba destinada principalmente a las capuchas, lo que puede dificultar la identificación de los estudiantes en las cámaras de vigilancia cuando sea necesario. Ella dijo que cree que los estudiantes de Kenwood generalmente no están molestos por las restricciones y que la mayoría no se “despierta por la mañana tratando de usar un gorro para ir a la escuela”.

“¿Hay un subconjunto de personas afroamericanas que pueden usar gorras o paños? Absolutamente”, dijo Calloway. “¿Son nuestros estudiantes indicativos de esa subcultura? Creo que si lo son, es (a una) escala casi de minutos”.

The Tribune encontró 116 escuelas donde las políticas recientes del código de vestimenta prohibían específicamente los paños, gorros, gorras, pañuelos, bandas en la cabeza u otros accesorios para el cabello que usan algunas personas de color.

Más de 260 escuelas establecen restricciones específicas sobre capuchas, sudaderas con capucha, pantalones caídos o ropa demasiado holgada, todas opciones populares entre muchos jóvenes.

La investigación sugiere que usar estos artículos puede desencadenar pensamientos estereotípicos en otros; las sudaderas con capucha, por ejemplo, pueden percibirse como amenazantes para algunos. Los pantalones caídos también se han asociado con estereotipos dañinos y se han criminalizado formalmente en algunas ciudades. Un estudio publicado en 2017 encontró que cuando las personas de color usaban ropa holgada y peinados particulares asociados con la cultura del rap y el hip-hop, estaban sujetas a prejuicios y a una vigilancia más agresiva.

Las prohibiciones de sudaderas con capucha, trenzas y pantalones caídos clasifican injustamente a los estudiantes y adultos como problemas en función de su cultura o raza, dijo Thomas, padre de familia de CPS.

“Muchos hombres afroamericanos usan los pantalones caídos”, dijo. “Si los ven con los pantalones caídos porque tal vez es solo un estilo y les gusta, automáticamente los estereotipan, los colocan en una categoría”.

Thomas dijo que generalmente apoya la política de uniformes en Morrill, donde su hijo está en octavo grado. Pero no le gustó cuando la escuela se opuso a que el adolescente usara una sudadera con capucha que ella había comprado porque se quejaba de tener frío en clase.

En Goode, la política en línea de la escuela dice que no se permiten sudaderas con capucha, aunque los estudiantes dijeron que en realidad solo se les prohíbe usar las capuchas. Samuel Vincent Barnes, un estudiante de tercer año allí, dijo que se cansa de que lo regañen por usar su capucha y está seguro de que los guardias de seguridad también se molestan por hacer cumplir la regla.

“O estoy pasando por algo y solo necesito ponerme la sudadera con capucha para poder pensar mejor o procesar estas cosas, o simplemente hace frío”, dijo Barnes.

Destiny Vásquez, estudiante de tercer año de la escuela secundaria George Washington en el vecindario East Side, dijo que se sintió insultada cuando los funcionarios de la escuela le advirtieron sobre usar un pañuelo, que dijo que consideraban “algo relacionado con las pandillas” en lugar de una parte de la cultura chicana.

No todos los estudiantes y padres estuvieron de acuerdo en que todas las prohibiciones sobre sombreros o sudaderas con capucha eran problemáticas.

Tiara Fields, estudiante de último año en Uplift Community High School en Uptown, y su madre, Karonda Locust, dijeron que entienden por qué los gorros o paños pueden no ser bienvenidos en la escuela, ya que ambos ven esos artículos como ropa para usar en casa. Locust, la presidenta del Consejo Escolar Local, dijo que considera que tales restricciones ayudan a los estudiantes a aprender a cumplir con las reglas que deberán observar en el lugar de trabajo.

Fields, quien es negra, dijo que está feliz de que su escuela secundaria permita a los estudiantes usar turbantes, un artículo que a menudo está prohibido en otros lugares. Ella dijo que ser bienvenida a usar una diadema para proteger su cabello la hace sentir que puede expresar su identidad libre y plenamente en la escuela.

“Porque hay momentos en que no puedo usar eso sin que me vean de alguna manera”, dijo Fields.

Lo mismo ocurre con una amiga musulmana que usa una pañoleta en la cabeza como práctica religiosa, dijo. “Ella también usa su hijab y podemos expresar nuestra cultura”, dijo Fields.

Cathy Cohen, profesora de la Universidad de Chicago y fundadora del Black Youth Project, dijo que las restricciones del código de vestimenta a veces limitan a negros y los obligan a dejar partes distintivas de su cultura fuera de ciertos espacios.

“Muchos sistemas escolares que tienen este tipo de códigos de vestimenta creen que, de hecho, están ayudando a los estudiantes, en particular a los estudiantes negros, a aprender a ser ‘profesionales’ para que puedan tener éxito en una sociedad predominantemente blanca”, dijo Cohen. “Pero lo que también están haciendo es replicar un conjunto de normas que dicen que la negritud es otra, que es menos que. Y que la única manera de tener éxito es conformarse en lugar de resistir. Y creo que ese es el mensaje equivocado para enviar a los jóvenes negros”.

‘Un ataque directo’

La adolescencia es un momento sensible, emotivo y crítico para explorar la identidad, dijo Bonsai Bermúdez, quien trabaja a través del Proyecto de Desempeño de Empoderamiento Juvenil con jóvenes LGBTQI+ sin hogar.

Cuando una persona encuentra que su familia, escuela o institución religiosa no está afirmando su identidad de género o expresión de género, a menudo se va, dijo Bermúdez.

“La tasa de suicidios dentro de esta comunidad también es bastante alta, y parte de las personas que terminan con sus vidas están conectadas a no ser reconocidas”, dijo Bermúdez. “Entonces, a través de esa lente, creo que es una enorme responsabilidad de Chicago como ciudad, del sistema escolar, asegurarse de que estamos implementando prácticas que respondan” a ese problema de salud pública.

De hecho, las pautas del distrito relacionadas con el apoyo a los estudiantes transgénero y no binarios señalan que los estudiantes tienen “el derecho a vestirse de manera consistente con su identidad de género” y las políticas escolares no deben “restringir la vestimenta o la apariencia de los estudiantes en función del género”. La Junta de Educación de Chicago exige desde 2012 que los códigos de vestimenta de las escuelas sean neutrales en cuanto al género.

Aún así, el Tribune identificó 95 escuelas gobernadas por políticas del distrito cuyos códigos de vestimenta recientes tenían reglas separadas según el género del estudiante, como prohibir los aretes para los niños o los tirantes finos para las niñas. Al menos 18 escuelas que están exentas del requisito de género neutral también tienen tales políticas. Al menos 329 escuelas, incluidas 89 escuelas chárter, establecen uniformes específicos en sus códigos de vestimenta.

Emily Jade Aguilar, ahora una organizadora juvenil de 22 años en Communities United, se declaró transgénero durante su tercer año en Steinmetz College Prep en Belmont Cragin, donde dijo que una nueva y estricta política de uniformes hizo que un momento ya doloroso fuera aún más difícil.

Todos los estudiantes tenían que usar una camisa polo verde y pantalones caqui, lo que, según Aguilar, no le permitía expresarse por completo y sentirse cómoda con su cuerpo.

Aguilar dijo que ya había tenido problemas en la escuela secundaria con trabajadores que le reprochaban experimentar con brillo labial y esmalte de uñas. Pero tantas cosas con las que lidió durante la escuela secundaria fueron traumáticas, incluido el código de vestimenta y no poder usar el baño de niñas, que se volvió suicida, dijo.

“En retrospectiva, si no tuviéramos uniformes, o si no tuviéramos esos miembros del personal, o no crear un espacio seguro para nosotros, siento que mi desarrollo como joven trans podría haber definitivamente ha sido mucho mejor”, dijo.

Aguilar dijo que algunas escuelas ahora tienen políticas de código de vestimenta que responden mejor a las necesidades de los estudiantes. Pero los uniformes estrictos y las prohibiciones de vestimenta vinculadas a los estereotipos siguen siendo un problema, dijo.

“Como, personas trans, ¿qué les dice eso? No eres apto para esto. Este no es tu cuerpo, no eres quien quieres ser”, dijo Aguilar. “Ese es un ataque directo a esa comunidad cuando haces esto, cuando tienes estas políticas implementadas”.

Iván Pérez, un padre miembro del Consejo Escolar Local en Palmer Elementary en Albany Park, dijo que los estudiantes presionaron para dejar el uniforme el año pasado, diciendo que querían que se confiara en ellos para tomar sus propias decisiones sobre qué ponerse.

Varios estudiantes se unieron a una llamada con miembros del consejo, incluido uno que compartió la importancia de que los jóvenes puedan expresarse plenamente desde la perspectiva LGBTQ, dijo Pérez. Los adultos se dijeron a sí mismos: “No entren con sus opiniones”, mencionó. “Simplemente escuchamos... luego decidimos, cómo abordaremos esto”.

Finalmente, la escuela decidió exigir a los estudiantes que cubrieran ciertas partes del cuerpo y prohibir las blasfemias, pero permitir casi todo lo demás. La escuela implementó la nueva política en agosto y “nadie ha planteado nada” desde entonces, dijo Pérez. “No hay problemas”.

Quitan tiempo en clase

Cuando Khan llegó a EPIC Academy hace dos años como directora ejecutiva, dijo que los estudiantes estaban sujetos a una estricta política de código de vestimenta “sin tonterías”. El incumplimiento podría hacer que un estudiante sea expulsado de la clase.

La creencia era que las reglas más estrictas conducen a mejores resultados para los estudiantes, dijo. Pero cuando Khan echó un vistazo a los datos de disciplina de la escuela chárter del sur de Chicago, descubrió que casi la mitad del alumnado había faltado a clase para cumplir una suspensión dentro de la escuela en el año escolar 2017-18, generalmente por infracciones del código de vestimenta o del teléfono celular, dijo.

“Eso solo crea esta tensión… entre estudiantes y maestros que dificulta la construcción de relaciones”, dijo Khan, y agregó que hacer cumplir las políticas del código de vestimenta “le quita tiempo a ayudar a los estudiantes con problemas académicos reales”.

Khan dijo que lentamente comenzó a relajar partes del código de vestimenta y que sacarlos del salón de clases ya no es una opción para una violación del código de vestimenta en EPIC.

Aunque EPIC ha cambiado de rumbo, el Tribune identificó 53 escuelas sujetas a las reglas del distrito que han señalado en las políticas recientes del código de vestimenta que las violaciones pueden conducir a la pérdida de tiempo de instrucción o de clase. Más de 40 escuelas chárter y otras escuelas exentas hicieron lo mismo.

En algunos casos, las políticas establecen que las infracciones repetidas o el uso de colores afiliados a pandillas darán como resultado la expulsión de la clase o suspensiones dentro de la escuela. Otros dicen que los estudiantes pueden ser enviados inmediatamente a la oficina de la escuela si no cumplen con el código de vestimenta y que los estudiantes deben cambiarse o ponerse ropa adicional antes de regresar a clase.

No está claro cuántos estudiantes de CPS han sido disciplinados por su vestimenta. Las Escuelas Públicas de Chicago rastrean las violaciones del código de conducta estudiantil, pero no tienen una categoría de incidente específica para los incidentes relacionados con el código de vestimenta y el uniforme.

Abril Morales, ahora estudiante de último año en Farragut Career Academy en La Villita, dijo que ha visto a compañeros de clase perder mucho tiempo de aprendizaje por violaciones de la ropa. Cuando estaba en la escuela secundaria, dijo, enviaban a una amiga a la oficina todos los días debido al borde rosado de sus zapatos negros.

Morales también recordó que un día que llegó a la escuela con un vestido rojo con mallones negros, la desviaron de inmediato a la oficina principal y le dijeron que no volviera a usar esos colores por una asociación de pandillas. Morales dijo que solo perdió cinco minutos de clase, pero el incidente afectó su relación con los adultos en la escuela.

“Me hizo sentir decepcionada con el personal de la escuela porque deberían saber que voy a la escuela para aprender, no para causar problemas ni nada”, dijo. “Y que les guste asociar eso conmigo, no sé, me deprimió un poco”.

Tina Curry, maestra de Chicago y profesora adjunta en la Universidad DePaul y la National Louis University, dijo que cuando enseñaba en Goode, los estudiantes que violaban el código de vestimenta tenían que sentarse en la oficina del decano todo el día, faltando a clase. También dijo que antes de que la escuela detuviera esa práctica, a algunos estudiantes se les pedía que se cambiaran a vergonzosos uniformes prestados.

Curry dijo que vio a los estudiantes regresar a clase después de problemas con el código de vestimenta y apoyar la cabeza en sus escritorios en señal de derrota.

“En ese momento, ese niño está optando por no aprender”, dijo Curry. “Él siente que lo que le sucedió no es justo, no es justo, por lo que optará por no aprender hoy”.

Las reporteras del Tribune Tatyana Turner y Cecilia Reyes contribuyeron a esta historia.

ehoerner@chicagotribune.com

Este texto fue traducido por Leticia Espinosa/TCA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.