Estos son los códigos postales de Florida Central con las tasas de vacunación más altas y más bajas

·5  min de lectura

Las áreas acomodadas alrededor de Celebration, Lake Buena Vista y Dr. Phillips tienen tasas de vacunación elevadas — tan altas como 92% en un código postal de Osceola — mientras que en los vecindarios alrededor de Pine Hills, Ocoee, Mercy Drive y Lockhart, solo alrededor de uno de cada cinco residentes han recibido al menos una dosis de la vacuna de la COVID-19, según datos del Departamento de Salud de Florida.

Los datos, obtenidos por el Orlando Sentinel en una solicitud de registros públicos, rastrea las tasas de vacunación por códigos postales para todo el estado. En el condado de Orange, los funcionarios de salud utilizan datos similares, pero desglosados por tramo del censo de EE. UU., al decidir dónde abrir las clínicas de vacunas.

Hasta ahora, casi la mitad de los floridanos han recibido al menos una dosis de la vacuna, y en el condado de Orange, el 44% de todas las personas la han recibido y el 54% de los mayores de 16 años la han recibido. La Casa Blanca anunció esta semana que la mitad de los estadounidenses elegibles también han recibido al menos una inyección.

Los datos muestran que las tasas de vacunación a menudo se rompen en líneas socioeconómicas: los vecindarios más blancos con ingresos familiares más altos se vacunan a tasas más altas que las comunidades minoritarias y las que tienen ingresos más bajos, lo que no sorprende a los funcionarios de salud que han elaborado estrategias para romper varias barreras sociales.

Por ejemplo, en el código postal 34747 — que incluye Celebration, un área demográficamente 61% blanca con un ingreso familiar promedio de $67,000 — el 92% de los residentes están vacunados, el número más alto de la región.

Sin embargo, los códigos postales con las tasas de vacunación más bajas son los dos circundantes Pine Hills, que son demográficamente 69% negros y tienen un ingreso familiar promedio de aproximadamente $37,000. Las estadísticas en esos dos códigos postales son 22% y 24% respectivamente.

“Es mejor de lo que era antes”, dijo el Dr. Raul Pino, funcionario de salud estatal local, sobre Pine Hills.

Dijo que probablemente hay varias razones para las bajas tasas.

Los dos códigos postales combinados tienen más de 100,000 residentes y probablemente tengan tasas más altas de inestabilidad en la vivienda o falta de transporte, lo que podría dificultar el viaje a las clínicas de vacunación masiva que estaban abiertas a principios de este año.

Además, las campañas de vacunación temprana se centraron en los trabajadores de la salud de primera línea y el personal de seguridad pública, que, en muchos casos, los blancos están sobrerrepresentados. Y los funcionarios de salud continúan combatiendo las dudas sobre las vacunas.

“Todo eso impidió el acceso a la vacuna”, dijo Pino. “Dicho esto, espero que veamos mejoras en esas áreas”.

Pino dijo que su oficina está trabajando para ofrecer las vacunas en las escuelas del vecindario, a menudo al final de la tarde o por la noche, con la esperanza de vacunar a los niños y otras personas en los vecindarios. Esos esfuerzos se concentrarán en Pine Hills.

El condado también trató de hacer avances para impulsar las tarifas en el vecindario levantando un sitio en Barnett Park, un enorme parque del condado en el vecindario. El sitio no requiere citas y está abierto todos los días de 9 a.m. a 5 p.m.

El estado también se ha asociado con funcionarios electos locales, como la comisionada de la ciudad de Orlando, Regina Hill, que con frecuencia ha tenido sitios emergentes en su distrito que incluyen parte del código postal 32808.

Hill dijo que los esfuerzos futuros en el vecindario deben centrarse en las intersecciones de alta visibilidad, al mismo tiempo que sondean los vecindarios circundantes con anticipación en persona y con llamadas automáticas para informar a los vecinos ocupados de su disponibilidad. La señalización en las carreteras también ayudó a que la gente se detuviera, dijo.

Los datos también muestran que en los códigos postales de algunos de los sitios de vacunación más grandes de la región y sus alrededores, continúa la lucha para vacunar a los residentes vecinos.

Los vecindarios negros e hispanos están rezagados en las tasas de vacunación contra la COVID, según muestran los datos del condado de Orange

Por ejemplo, en el código postal que incluye el campus oeste de Valencia College, donde se administraron más de 200,000 inyecciones como parte de un sitio administrado por el gobierno federal, solo alrededor del 37% de las personas están vacunadas. El sitio fue elegido por el gobierno federal, en parte porque esperaba hacer incursiones en comunidades vulnerables donde la indecisión por las vacunas es alta.

Los códigos postales de mejor desempeño del Condado de Orange son los que rodean a Lake Buena Vista, Williamsburg, Dr. Phillips y Tangelo Park, en áreas con mucho turismo y suburbios adinerados.

Dos códigos postales vecinos del condado de Osceola son los más altos de la región, según revelan los datos. Además del código postal de Celebration anterior, 33896, que se extiende a ambos lados de los condados de Osceola y Polk al sur de Celebration y al oeste de ChampionsGate, es el siguiente más alto con un 89%.

“Eso es lo que yo determinaría como un poco más rico”, dijo Jeremy Thomas Lanier, portavoz del Departamento de Salud de Florida en Osceola. “Nuestro departamento de salud en este momento, dado que hemos visto una reducción en las tasas de vacunación, se está enfocando en las comunidades desatendidas”.

En particular, los funcionarios de salud planean llevar clínicas móviles a hoteles y moteles a lo largo de la autopista 192 el próximo mes, donde muchos trabajadores con salarios bajos viven y trabajan. Las personas que reciben la vacuna también recibirán un cupón de comestibles como incentivo, dijo Lanier.

Los datos, aunque son un registro público, fueron publicados esta semana por el Departamento de Salud de Florida después de que intervinieron los abogados del Orlando Sentinel. El Orlando Sentinel lo solicitó por primera vez el 2 de febrero. El mes pasado, el condado de Orange publicó datos similares, pero dijo que al hacerlo, el estado cortó su acceso directo a una base de datos.

Dentro de los datos, algunas personas afirmaron que eran residentes de un condado de Florida, pero proporcionaron un código postal que no era de Florida. El Sentinel los cuenta como parte de ese condado de Florida — lo que coincide con los informes del propio departamento de salud.

*Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por los periodistas Ryan Gillespie y Adelaide Chen. La traducción fue realizada por la periodista Ginayra Alvarado Villegas galvarado@orlandosentinel.com.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.