El círculo cercano de Alberto Fernández endurece el discurso

·4  min de lectura
Firma de convenios y declaraciones de los presidentes Alberto Fernández y Gabriel Boric.
Captura Presidencia

En medio de la feroz interna dentro del oficialismo, el ala más cercana al presidente Alberto Fernández mostró una línea más fuerte en los últimos días, al menos en el plano discursivo. El ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y la secretaria legal y técnica, Vilma Ibarra, fueron algunos de los que se refirieron a la situación interna. Antes ya lo habían hecho otros, como los de Economía y Seguridad, Martín Guzmán y Aníbal, quienes, palabras más, palabras menos, siguieron la línea marcada por el mandatario: se gobierna con los que están y los que no, que no estorben o se vayan.

El último en sumarse fue el canciller Santiago Cafiero. “El Presidente es el único imprescindible en este frente político, todos los demás son prescindentes”, dijo el funcionario y hombre de extrema confianza del mandatario. La frase, conocida este jueves, caló en medio de la tensa relación entre el kirchnerismo duro y las filas de Fernández y rompió con el habitual bajo perfil de Cafiero. Cerca suyo niegan que se haya “endurecido” y afirman que lo importante es “no perder de vista el valor de la unidad”.

Desde el entorno del mandatario admiten una decisión de salir a hablar a los medios. “Hay mucho para mostrar de la gestión, no puede ser que la interna política se lleve todo”, aseguran. “Claro que hay coordinación, porque todos sabemos lo importante que es salir a defender la unidad, el Frente”, agregan. “Nadie plantea la ruptura entre los más cercanos. Los que lo hacen no son del círculo íntimo”, asegura una fuente del entorno presidencial. Aunque desde allí sí admiten matices respecto de las opiniones que cada uno le acerca al mandatario.

“Algunos le piden más dureza en las decisiones, otros no tanto, pero a nadie se le ocurre u ocurriría decirle que rompa”, recalcan. “Ninguno de los que estamos en ese grupo queremos que se rompa la unidad del Frente”, ratificó uno de los integrantes del entorno presidencial. Es precisamente ese núcleo chico con el que Fernández viene dialogando sobre los posibles cambios que evalúa en su gabinete. “Está todo en estudio, no hay nada definido aún. Se está viendo la funcionalidad de ciertas áreas específicas”, detalló a la nacion una fuente al tanto de lo que se debate. Bajo la lupa se mencionan áreas como Energía o Comercio Interior, en las que están hombres de la vicepresidenta Cristina Kirchner.

“No hay definiciones, pero se evalúan no solo resultados de gestión, sino también la cuestión actitudinal”, deslizaron. Allí las referencias a Roberto Feletti, hombre de Comercio Interior, que a la falta de resultados en su gestión sumó comentarios públicos que “no aportaron”, fue ineludible. Tampoco observan resultados en Energía, pero ahí sostienen que la situación estaría ordenándose de arriba hacia abajo y que, por ahora, el único “suelto” es el subsecretario Federico Basualdo.

En la mesa chica de Fernández se ubican Cafiero; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; el asesor, Juan Manuel Olmos; el secretario Gustavo Beliz. En tanto que otra de las personas de permanente consulta de Fernández es Ibarra.

Cerca de Fernández hay quienes coinciden en ver en este momento, de posibles definiciones de gabinete, sin consulta con el ala dura, un “desafío” que el mandatario tiene por delante. “Como cuando fue la coordinación y gestión de la pandemia, y después la negociación con el FMI”. Tras lo que agregan: “Ahora el desafío también desde el punto de vista económico, por lo que queda por hacer más que nada en materia distributiva, y hay que ver cómo el Presidente rearma el equipo para eso”, explican.

En esa línea agregan que “él no va a hacer cambios para contentar a la coalición. Eso ya se hizo en septiembre (tras las renuncias públicas post-PASO) y no arrojó resultados distintos”, consignan en otra muestra del endurecimiento de la postura interna. La convicción cerca del mandatario es que también hay que “poner en valor que en este momento de incertidumbre mundial la Argentina está funcionando”. “Deberíamos estar pudiendo mostrar logros de gestión, no destinando energía y esfuerzo a responder o defender en la interna”, aducen. E insisten en que la pelea debe ser para que “no vuelva Mauricio Macri, no entre nosotros. No se entiende la vocación autodestructiva”, disparan en dirección al kirchnerismo duro.

A futuro creen que “hay que acomodar los números inflacionarios, empezar a mostrar la baja” y “hacer hincapié en el alza de todos los números vinculados a lo productivo”. Tras lo que completan: “Ahora no hay ni que hablar de reelegir, Alberto tiene que mostrar que acomodó el barco después de heredar al macrismo y atravesar la pandemia. Y que después la historia lo ubique donde lo tenga que ubicar”, evalúan con cierta confianza de cuál puede ser ese lugar. ß

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.