César Milani negó tener relación con la muerte del fiscal Nisman y cargó contra Antonio Stiuso y Miguel Ángel Toma

Además de los delitos de lesa humanidad, Milani podría quedar complicado por una compra fraudulenta
Además de los delitos de lesa humanidad, Milani podría quedar complicado por una compra fraudulenta

El exjefe del Ejército Julio César Milani salió a negar públicamente estar relacionado con la muerte del fiscal Alberto Nisman y con prácticas de inteligencia ilegal. Asimismo, cargó contra Miguel Ángel Toma, exjefe de la Side durante el duhaldismo, y Antonio “Jaime” Stiuso, que comandó los servicios de inteligencia por años, además de criticar a Elisa Carrió.

La reaparición de Milani responde al anuncio de que Stiuso se presentará el 29 de noviembre ante la Justicia para reforzar sus acusaciones contra el espionaje ilegal durante el último gobierno de Cristina Kirchner.

Toma había dicho la semana pasada que Milani era la cabeza de un servicio de inteligencia paralelo durante el gobierno de Cristina Kirchner. Por su parte, Carrió había instado en 2015 a investigar el papel de Milani por la muerte del fiscal Nisman.

Milani publicó un hilo de tuits en el que denunció que la semana pasada “se vio un ataque sincronizado y deshonesto de fanfarrones, entre los que estuvieron algunos personajes como Carrió y Toma”.

También criticó a los periodistas Baby Etchecopar y al periodista de LN+ Jonatan Viale. “Todos bien coordinados intentando volver a implicarme en intrigas de inteligencia ilegal y en la muerte del fiscal Alberto Nisman”, escribió.

Milani tuvo una gran influencia durante el segundo gobierno de Cristina Kirchner. Semanas atrás, y pese a haber falseado su declaración jurada de bienes, el exjefe del Ejército César Milani logró la absolución en el juicio que se le siguió por enriquecimiento ilícito debido al beneficio de la duda y a que no había sido inicialmente acusado del delito de insertar datos falsos en sus presentaciones ante la Oficina Anticorrupción.

“Siguen engañando con la más absoluta impunidad. Arman las causas judiciales, mienten y, aunque la Justicia falle en su contra, ignoran los fallos y siguen con el circo. Son una verdadera asociación ilícita”, dijo Milani.

“Toma y Carrió son expertos en manosear causas judiciales, embarrarlas y desvirtuarlas plantando pruebas y testimonios falsos”, aseguró.

Aunque aún no había comenzado noviembre, Milani dijo que en coincidencia con un nuevo aniversario de la muerte de Nisman, ocurrida el 18 de enero de 2015, “otra vez el macrismo quiere usar al fallecido con fines políticos”. Afirmó que para ello “convocaron al servil Stiuso a declarar en la causa, para que vuelva a ensuciarla con sus mentiras”.

Stiuso se presentará a fines de noviembre con la mira puesta en los tiempos en que Oscar Parrilli, mano derecha de Cristina Kirchner; Juan Martín Mena, el segundo del ministerio de Justicia y redactor del pacto con Irán; y Fernando Pocino, a quien reportaban gran parte de los agentes, comandaban los servicios.

Hasta ahora, las declaraciones en la Justicia aportaron poco para esclarecer la muerte del fiscal, pero sacaron a la luz seguimientos y tareas de espionaje ilegal, que tuvieron como blanco a los primeros funcionarios de la investigación, como la fiscal Viviana Fein.