César Milani acusó a sectores retirados de la Armada de operar en su contra

Milani se refirió a la supuesta "mesa militar"
Milani se refirió a la supuesta "mesa militar" - Créditos: @Diego Lima

El exjefe del Ejército César Milani volvió a desmentir que integre una supuesta “mesa militar”, que operaría desde la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y sería responsable de filtrar los chats que se le atribuyen al ministro de Seguridad y Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, Marcelo D’Alessandro, actualmente de licencia, y consideró que esa organización en realidad “no existe”.

”Atacan mi figura aduciendo que hay una pseudo organización para la defensa, una supuesta mesa militar que en realidad no existe. Quieren tapar desde algún sector de los medios hegemónicos esos chats que se difundieron del viaje que hicieron jueces y funcionarios a Lago Escondido”, señaló Milani en declaraciones a la radio AM 750.

”Desde 2015 que me retiré del Ejército no tengo relación con ninguna dependencia oficial y mucho menos con Agustín Rossi (exministro de Defensa y actual titular de la AFI). Lo de la mesa militar se trata de una fantochada. Me atacan desde algunos medios para defender la promiscua connivencia que había entre sectores del poder judicial, los medios y el macrismo”, sostuvo Milani.

El militar retirado aseguró que durante ocho años fue víctima de “una persecución política, mediática y judicial”. ”Tuvieron que desestimar todas las denuncias, fui sobreseído. No solamente no tengo nada que esconder, tengo el reconocimiento y la valoración de todos mis subalternos. Todos saben que en mi gestión se hizo la mayor recuperación de capacidad y reequipamiento del Ejército en los últimos 40 años”, puntualizó.

“Aca hay sectores de retirados de la Armada con resentimiento con el gobierno de Cristina Kirchner, esto es una opereta”, señaló.

“Milani y sus amigos”

“Lamentablemente, hoy se habla de la mesa militar. Se debería hablar, en todo caso, de la mesa de Milani y sus amigos”, dijo el presidente del Foro Argentino de Defensa, Santiago Lucero Torres, en alusión al coronel retirado Marcelo Oscar Granitto, exasistente de Milani e incorporado como asesor por el Ministerio de Defensa en diciembre de 2021.

Granitto está estrechamente ligado al exjefe del Ejército del kirchnerismo. En 2015, Milani le concedió el grado honorífico de coronel mayor, luego de su frustrado intento de lograr su ascenso a general de brigada, al que el entonces ministro Rossi se negó.

Dedicado a la reflexión sobre temas relacionados con la Defensa Nacional, sin alineamientos partidarios, el Foro Argentino de Defensa está integrado por unos 120 miembros: muchos de ellos fueron jefes de las Fuerzas Armadas y entre sus objetivos promueve valores republicanos y la práctica democrática.

“Nos preocupan las versiones que sostienen que dentro de la estructura de la AFI se desempeñaría un grupo de militares que cumplen funciones en tareas propias de la inteligencia interior”, señaló Lucero Torres, al reclamar a los legisladores que “se tomen los recaudos pertinentes y necesarios para esclarecer esta lamentable situación”.

“Milani ha quedado enganchado en las telarañas de la baja política. Cuando se lo menciona, aunque no tenga nada que ver, se relaciona a las Fuerzas Armadas y eso es lo que duele”, resumió.

La fuerte prevención que suscitó la reaparición de Milani se extiende a distintos sectores de las Fuerzas Armadas. “Todo lo relacionado con Milani impacta muy mal, porque construyó la imagen del Ejército sobre su imagen personal, debido a su fuerte personalismo. Cuando cayó en desgracia, también quedó afectada la fuerza”, confió un exjefe militar, convencido de que la mayoría de los oficiales en actividad nunca toleró la fuerte ligazón política que el exhombre fuerte de la inteligencia militar le imprimió a la institución.

En las propias Fuerzas Armadas recuerdan que el uso de la inteligencia militar es “uno de los fuertes” de Milani, un militar de fuerte personalismo y comprometido con el “proyecto nacional y popular” identificado con el kirchnerismo. Hombre de confianza de Cristina Kirchner, mantuvo siempre, sin embargo, una mala relación con el exministro de Defensa y actual jefe de la AFI, Agustín Rossi.

Durante los ocho años que condujo el área de Inteligencia y el propio Ejército (2007-2015) se alimentaron sospechas del uso de información de inteligencia en favor del gobierno kirchnerista, pero las denuncias no prosperaron. Del mismo modo, con el correr de los años, Milani fue absuelto en los tres procesos judiciales que enfrentó por la represión ilegal en La Rioja durante la dictadura militar, la desaparición del soldado Alberto Ledo en 1976 y las denuncias por enriquecimiento ilícito. “Su retorno no es una buena noticia, pero tampoco es una sorpresa”, transmitió una fuente castrense.

.