César Izquierdo, artista potosino que fusiona el arte y la Lucha

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 22 (EL UNIVERSAL).- En una cultura tan arraigada como es la lucha libre entre la afición potosina, que a pesar de la pandemia por coronavirus, sigue manteniendo una alta expectativa entre sus seguidores, un joven egresado de la Escuela de Artes Plásticas en San Luis Potosí, de nombre César Izquierdo, se dedica a "customizar" figuras de luchadores para darles lo que él llama une nueva vida a diversos personajes que forman parte de este espectáculo deportivo.

Motivado en un principio por la necesidad de pagar sus propios estudios de la carrera profesional, comenzó a trabajar sobre la creación de algunas piezas prehispánicas, pero dado su gusto también por la lucha libre, pudo transformar algunas de estas figuras con lo que descubrió una habilidad natural para el detalle.

Para este joven de 25 años, "customizar" una figura de un luchador se refiere a tener la posibilidad de modificarlo –de acuerdo al gusto del cliente-, tal como pasa con un automóvil. En alguna de sus piezas, para hacerlo más atractivo y darle una nueva vista para que pueda ser apreciado, de ahí que cada vez que tiene oportunidad, acude a alguno de los tianguis en la capital de San Luis Potosí, como Las Vías o San Juan de Guadalupe, para buscar algunas de las figuras de éstos emblemáticos luchadores a los que les falte un brazo, una pierna o simplemente hayan quedado en desuso a causa de falta de pintura o rayones, para convertirlos en elementos que pueden ser muy apreciados por algunos aficionados.

Para ello, César ya tiene después de algunos años, a sus propios proveedores, quienes consiguen estos personajes como un Blue Demon, Santo, Mascarita Sagrada, Tinieblas, Mil Máscaras, entre muchos otros, para comprarlos y comenzar con la customización, que debido a que puede ser un proceso cuidadoso, puede llevarle hasta semanas para poder finalizar con un trabajo atractivo.

Y así, gracias al impulso que ha obtenido a través de las redes sociales, es como pudo incluso, mantener contacto con algunos luchadores potosinos como: El As Negro, que le pidió algunas figuras para su colección personal, logrando que poco a poco, surgieran potenciales compradores que le han solicitado una figura de un determinado ídolo.

"Compro la pieza por ejemplo y tiene que estar preferentemente articulada, y aspi comienzo a trabajar en mi casa, yo soy mi propio jefe y es lo que me gusta de esta faceta, porque puedo aplicarme en un trabajo y levantarme a las 5 de la mañana y terminar hasta las 10 de la noche y otros días pues, tomarlos para hacer otras actividades, pero nunca pensé que me dedicaría de lleno ya que todo comenzó para poder pagarme la escuela", señala César.

Este joven talento, busca continuar aprendiendo de y perfeccionando su técnica de trabajo para poder llegar a desarrollar algo aún más atractivo y eventualmente poder presentar alguno de estos trabajos en una exposición incluso en alguna arena donde se lleven a cabo funciones de lucha libre, para poder presentar una propuesta que mezcle el arte con esta atractiva disciplina deportiva.