La célebre diseñadora colombiana que cayó en desgracia por sus accesorios de pieles

·3  min de lectura

La colombiana Nancy González, una de las diseñadoras más exclusivas de carteras y bolsos de pieles de reptiles, podría dejar sus elegantes boutiques para ir a una cárcel de Estados Unidos por el envío ilegal de sus accesorios a ese país.

González, cuyos productos son vendidos en tiendas de Nueva York, Moscú, Milán, Seúl, Toronto o Taiwán, fue detenida el 7 de julio en la ciudad colombiana de Cali durante un registro policial a su vivienda.

Según la fiscal Deicy Jaramillo, la diseñadora es requerida por una Corte del Distrito Sur de Florida por "concierto para importar y llevar vida silvestre a Estados Unidos en contra de la ley" y "contrabandear mercancía" hacia ese país, entre otros delitos.

González y dos de sus empleados presuntamente armaron una red de envíos de "carteras, bolsos y diversos productos con pieles de babilla, caimanes y serpiente" obtenidas legalmente en Colombia, pero sin cumplir con los requisitos de ingreso a Estados Unidos entre 2016 y 2019.

Imágenes de la fiscalía mostraron esposada a la empresaria, que desde hace dos décadas vende ese tipo de diseños con precios que alcanzan 4.200 dólares.

La Bergdorf Goodman de Manhattan y otras 300 boutiques de lujo exhiben los productos en sus vitrinas.

Entre sus clientes se cuentan figuras del cine y la televisión como Salma Hayek, Britney Spears y Victoria Beckham, según portales especializados.

La empresaria de 77 años aguarda su proceso de extradición en una cárcel de Bogotá. La justicia deberá avalar su entrega en un trámite que puede tardar semanas o meses, teniendo en cuenta los recursos de la defensa.

En caso de ser hallada culpable, enfrenta una condena de 25 años de prisión.

- Violación aduanera -

El "indictment" de la Corte acusa a González de enviar a Estados Unidos unas cien carteras y bolsos entre febrero de 2016 y abril de 2019 sin la autorización de la Convención para el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites, por su sigla en inglés).

La diseñadora, reza el documento, pagó los boletos de avión a Nueva York, Nueva Jersey y Miami de varios viajeros para que llevaran los productos en su equipaje personal, saltándose los permisos comerciales.

"El problema se traduce fundamentalmente en haber enviado carteras (...) en pequeñas cantidades, violando las normas norteamericanas en lo que tiene que ver con el tema de aduanas", dijo a la AFP Elmer Montaña, abogado de uno de los empleados de González, que también es requerido en extradición.

La acusada "proporcionó instrucciones" sobre "cómo viajar y transportar" las mercancías y "qué decirle" a las autoridades "en caso de ser detenidos", según el escrito de acusación.

Ni la fiscalía colombiana ni la Corte de Estados Unidos determinaron si los animales utilizados para hacer los coloridos artículos están en listados de especies amenazadas.

En su página web (nancygonzalez.com), la diseñadora ofrece productos hechos con pellejo de serpientes pitón, que pueden llegar a medir más de seis metros de longitud, y especifica que son realizados por artesanos en Cali.

Las pieles, explica Montaña, son "obtenidas por la señora Nancy González (...) de criaderos certificados, que son supervisados por el Ministerio del Medio Ambiente" de Colombia.

"Esas no son pieles que ella compre en el mercado negro", donde se trafica con esos reptiles en uno de los países más biodiversos del mundo, aseguró el abogado.

Aunque la defensa de González interpuso un hábeas corpus para lograr su liberación, al considerar ilegal su detención, un juez negó la solicitud.

La colombiana se convirtió en un referente de la moda mundial. Sus creaciones llegaron hasta el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, que las incluyó en la colección de los 65 artículos más sobresalientes desde el siglo XVIII.

das/vel/dg

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.