¿Deben las cárceles del condado seguir cobrando $2 al día por alojamiento y comida?

·2  min de lectura

Las cárceles de Miami-Dade cobran a los reclusos $2 al día en concepto de alojamiento y comida, que rara vez se paga y que crea una economía ilegal tras las rejas que los administradores quieren eliminar.

Las cuentas morosas de los reclusos ascienden a $72 millones en siete años, una medida de lo raro que es que el Departamento de Prisiones del condado cobre una cuota diaria de “subsistencia” a la población carcelaria, en su mayoría de bajos ingresos, de más de 5,000 personas.

“La mayoría de esta gente no puede pagarlo. Algunos probablemente pueden”, dijo la directora de Prisiones, Cassandra Jones, a los comisionados del condado el martes. “Queremos igualdad de condiciones para todos... No queremos que tengan un comportamiento negativo, que busquen cómo burlar el sistema”.

Los reclusos con saldos negativos en sus cuentas no pueden comprar sus propias bebidas, aperitivos y otros productos a la venta en el economato. El resultado, según los administradores de la cárcel, son los tratos paralelos, el trueque y otros pagos en la sombra para el menos del 20% de los reclusos con saldos positivos.

Esto ha llevado a los administradores de la cárcel a prescindir de las tarifas, renunciando a $1 millón en ingresos para deshacer una economía carcelaria de dos niveles en la que solo unos pocos tienen poder de gasto.

La junta aprobó una resolución de la comisionada Sally Heyman en la que se instruye a la administración de la alcaldesa Daniella Levine Cava para que elabore un informe sobre la eliminación de la tasa, vigente desde 1997.

Miami-Dade no puede obligar a los reclusos a pagar y, tras agotar el dinero en efectivo que tenían cuando fueron fichados, envía los importes impagados a las agencias de cobro tras la puesta en libertad de la persona.

Aunque los saldos negativos impiden a los reclusos comprar productos del economato, pueden recibir alimentos, bebidas y suministros adicionales pagados por familiares y amigos en cuentas separadas.

Las “subsistencias” representan una pequeña fracción de los aproximadamente $400 millones que cuesta el funcionamiento del Departamento Correccional del condado cada año, incluso antes de contabilizar el tiempo del personal necesario para su cobro. La resolución aprobada por los comisionados pide que se mantenga la cuota única de $25 que se cobra a los reclusos.

A diferencia de las prisiones estatales, la mayoría de los reclusos en las cárceles locales están a la espera de un juicio o una sentencia. La comisionada Kionne McGhee calificó las deudas causadas por las tasas de $2 como otro ejemplo de que el tiempo en la cárcel perjudica más a las personas de bajos ingresos, ya que a menudo no tienen los medios para pagar la fianza y abandonar el encarcelamiento mientras esperan su juicio. Sus saldos impagados en la cárcel les siguen apareciendo en los informes de crédito, dijo McGhee.

“Se trata de los que no pueden pagar su fianza, que ahora están atrapados en la cárcel”, dijo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.