Cápsulas del tiempo: ¿Tiene sentido encapsular su época?

·1  min de lectura

Desde la pirámide de Keops hasta el Tesla de Elon Musk orbitando alrededor del Sol, el ser humano lleva milenios intentando congelar conocimientos, seres u objetos en el tiempo. Algunas cápsulas del tiempo están diseñadas para ser abiertas un día, otras no, pero todas son reflejo de su sociedad. Por ello, interesan a antropólogos, historiadores, pero también a ciertos filántropos.

Por Léopold Picot.

¿Qué esperábamos encontrar en la segunda cápsula del tiempo en Richmond, Virginia, enclavada durante 134 años en el pedestal de la estatua del general confederado Robert Lee y abierta esta semana? Un tesoro, decían los soñadores. Una fotografía inédita de Abraham Lincoln, esperaban algunos especialistas. Al final, fueron unas cuantas piezas de munición de la Guerra Civil, artículos de periódico, varios documentos, monedas y dos pequeñas esculturas de madera. También humedad.

Abrir una cápsula del tiempo, un recipiente sellado con objetos representativos de una época para las generaciones futuras, puede resultar a veces decepcionante. Uno de los miembros fundadores de la Sociedad Internacional de Cápsulas de Tiempo (The International Time Capsule Society, ITCS), William E. Jarvis, llegó a escribir: "Si [los objetos de una cápsula] no están totalmente perdidos para el futuro, pueden ser fácilmente interpretados como extraños o incomprensibles, o incluso ser considerados como basura sin valor, sin interés".

Recipientes sagrados en el África subsahariana

Miles de cápsulas enterradas

Dejando un rastro milenario, o más


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.