"El cáncer no espera, no es telenovela", refutan a López-Gatell

·4  min de lectura

CANCÚN, QR., junio 30 (EL UNIVERSAL).- Padres de familia con hijas e hijos que padecen cáncer se manifestaron este miércoles en Cancún, Quintana Roo, en contra del desabasto de medicamentos y condenaron las declaraciones del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, y de caricaturistas, quienes afirmaron que la ausencia de medicinas forma parte de una "telenovela", cuya narrativa busca nutrir una "campaña" "casi golpista" en agravio del presidente Andrés Manuel López Obrador y del régimen de la Cuarta Transformación (4T).

Al grito de "el cáncer no espera, no es telenovela", un promedio de 80 personas, entre ellas jóvenes e infantes enfermos de cáncer, prácticamente rodearon el Monumento de las Estrellas y los Caracoles, ubicado en el centro de la ciudad.

Ahí negaron ser manipulados y aclararon que les mueve una situación real, pues "los medicamentos no se consiguen en ningún lado", pero la enfermedad avanza con rapidez en muchos de los casos.

"Los papás nos pidieron el apoyo; ellos querían hablar, protestar por lo que está pasando a nivel nacional y aquí en Quintana Roo también hay ese desabasto (…) que es a nivel general. Ahorita tú vas a una farmacia y no puedes comprar un medicamento; aparte de caros, no los encuentras y son medicamentos que aparte han subido de precio como no tienen idea.

"Un etopósido que te costaba 80 pesos hace dos años y medio hoy lo venimos comprando en 800 o 900 pesos; una vincristina que costaba 400 pesos, lo estamos comprando en mil 800 o dos mil 600. Todo subió", indicó Yusi Evelyn Dzib Echeverría, presidente de la Fundación Aitana, que apoya a infantes y jóvenes con cáncer.

El etopósido es un medicamento para quimioterapias dirigidas a atacar el cáncer de pulmón, mientras que la vincristina se usa para atender la leucemia, por ejemplo.

Dzib subrayó que ningún padre o madre de familia es capaz de aprovecharse de la enfermedad de sus hijas e hijos, para "golpear" al Estado o a algún partido político.

"Los papás no tienen ningún partido político, nosotros como asociación tampoco. Entonces sí molesta. ¿Cómo vamos a golpear? Por falta de medicamento los niños están muriendo. Si ellos en vez de decir que es ‘golpe de Estado’, ¿por qué no lo resuelven?, ¿por qué no dan los medicamentos? y se acabó. Pero no hay.

"Las asociaciones ahí estamos dando, dando, pero va a llegar el momento en que vamos a colapsar. Ya estamos cansados, agotados, no cansados de darles, sino agotados física y emocionalmente por ver que nuestros niños recaen, algunos se nos llegan a morir y por eso salimos a decir que no es Telenovela, que no son 20 papás, sino más", remarcó.

La Fundación Aitana tiene registrados a más de 90 niñas y niños en tratamiento contra el cáncer en Quintana Roo, pero están inscritos más de 160, muchos de ellos en vigilancia.

"Este mes de junio se inscribieron siete niños que vienen del IMSS de Mérida; son niños de Cancún o Playa del Carmen y se inscribieron por falta de medicamento para que les apoyemos; nos llegaron dos niños de Chiapas que creo que les están diciendo que aquí en Quintana Roo no hay desabasto, entonces se están viniendo a radicar para que se les dé el tratamiento", indicó.

El año pasado un joven de 17 años murió, debido al avance del cáncer, a falta de medicamento.

"Estábamos muy molestos porque decíamos que cómo es posible que por falta de medicamento hubiera fallecido este joven de 17 años, con un cáncer que, con tratamiento, salía adelante", dijo.

Dzib Echeverría relató el caso de los medicamentos destinados al Hospital de Oncología, edificado en Chetumal, que fueron canalizados finalmente a hospitales de Campeche o Yucatán.

Ocurre que el Hospital de Oncología se convirtió en hospital Covid-19 y los medicamentos ya no se iban a utilizar.

"Para nosotros fue muy frustrante por qué se fue ese medicamento si hubiera podido servir aquí, cuando había desabasto", agregó, al señalar que el fondo del problema es la ausencia de una adecuada planeación para la compra y la distribución de las medicinas.

"Eso ya tiene dos años; desde que desapareció el Seguro Popular se ha incrementado. Los papás en la Ciudad de México ya quieren una solución, no que los traigan una semana, que la siguiente semana, que dentro de 15 días…", manifestó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.