De cámaras de gas a fusilamientos: las muchas formas de pena capital que aún se permiten en EE.UU.

·4  min de lectura

Ernest Johnson se convirtió en el último estadounidense en ser ejecutado en suelo estadounidense cuando fue asesinado el 5 de octubre mediante inyección letal en una prisión de Missouri.

La técnica, en el caso de Johnson, que usa pentobarbital, es la forma más común de pena capital en EE.UU. a pesar de que los médicos han dado la alarma varias veces sobre lo doloroso que puede ser este método de ejecución. La muerte se produjo horas después de que el Papa suplicara clemencia para Johnson, de quien se decía que tenía una discapacidad intelectual profunda y el "coeficiente intelectual de un niño de cinco años".

Los resultados de la autopsia apuntan a una “certeza médica virtual” de que los presos federales condenados a muerte experimentarán un “dolor insoportable” mientras son ejecutados mediante una inyección letal de pentobarbital y otras drogas de uso común para las ejecuciones.

La Dra. Gail Norman, médica y bioética, dijo que los prisioneros experimentarían una sensación "idéntica a la reportada por las víctimas a punto del ahogamiento o asfixia" y agregó: "Estas se encuentran entre las sensaciones más atroces conocidas por el hombre".

La Dra. Norman hizo estos comentarios en 2020, después de revisar los resultados de la autopsia de un prisionero, Wesley Purkey, que había sido ejecutado con pentobarbital. Dijo que los resultados de la autopsia de Purkey coincidían con los de otros prisioneros ejecutados de la misma manera.

La inyección letal, aunque muy controvertida, es la forma de ejecución más común en EE.UU. Por desgracia, las alternativas no son más humanas.

La electrocución está autorizada en ocho estados. Las cámaras de gas están autorizadas en siete. Tres estados, Delaware, New Hampshire y Washington, todavía autorizan el ahorcamiento, y cuatro estados, Mississippi, Oklahoma, Utah y Carolina del Sur, autorizan los pelotones de fusilamiento.

Esto está lejos de la historia antigua; algunos de estos métodos se han utilizado recientemente. En Tennessee, Nicholas Sutton fue electrocutado en 2020. En Utah, Ronnie Gardner fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento en 2010. Y en Arizona, Walter LaGrand fue ejecutado en una cámara de gas en 1999. Tardó dieciocho minutos en morir.

Es irónico cómo parte de la razón por la que todavía existen castigos tan crueles es que muchas compañías farmacéuticas, horrorizadas por el posible uso de sus productos en ejecuciones, se han negado a suministrar los productos químicos para inyecciones letales.

“El uso punitivo de nuestros medicamentos es incompatible con nuestros valores y la misión de mejorar la vida, y contrario al uso para el que está etiquetado cualquiera de nuestros productos”, un fabricante de medicamentos, American Regent, dijo en una declaración de 2018.

The Independent y la organización sin fines de lucro Responsible Business Initiative for Justice (RBIJ) lanzaron una campaña conjunta para pedir el fin de la pena de muerte en Estados Unidos. La RBIJ ha atraído a más de ciento cincuenta firmantes reconocidos de su Declaración de Líderes Empresariales contra la pena de muerte, con The Independent como el último de la lista.

Nos unimos a ejecutivos de alto perfil como Ariana Huffington, Sheryl Sandberg de Facebook y el fundador de Virgin Group, Sir Richard Branson, como parte de esta iniciativa y nos comprometemos a resaltar las injusticias de la pena de muerte en nuestra cobertura.

Al escribir para The Independent hoy, el abogado Clive Stafford-Smith revela cómo es ver una de estas ejecuciones en persona.

“He visto morir a seis personas frente a mí. Dos murieron en la cámara de gas, con Zyklon B, el desagradable nombre que se le dio al cianuro utilizado anteriormente en el Holocausto”, escribe.

“Dos murieron en la silla eléctrica, con 2.400 voltios de electricidad corriendo desde el cráneo hasta el tobillo, la forma más salvaje imaginable de matar a alguien. Y dos en la camilla de inyección letal, una forma engañosa en cuanto a lo desagradable de morir; de lo contrario, ¿por qué la segunda inyección sería un agente paralizante para evitar que los testigos vieran a un hombre en agonía frente a ellos?

“Cada vez que he visto morir a un humano ha sido medianoche, en las profundidades de la oscuridad, ya que estamos fundamentalmente avergonzados de nosotros mismos. Cada vez, he salido de esa espantosa, terrible cámara y he mirado las estrellas. Me he preguntado: “¿Ese terrible suceso realmente hizo del mundo un lugar mejor y más civilizado?”.

Relacionados

Pena de muerte por fusilamiento será introducido en Carolina del Sur

Recluso cuyo caso ayudó a poner fin a la pena de muerte en Illinois murió a los 66 años

California: Se suicida guardia carcelario que hizo denuncias

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.