La Cámara respalda la comisión antidisturbios del Capitolio mientras un grupo de republicanos desafía las objeciones de Trump

·6  min de lectura
 (Getty Images)
(Getty Images)

La Cámara de Representantes ha respaldado una comisión independiente para investigar la mortal insurrección del Capitolio mientras un grupo de republicanos desafió las objeciones de Donald Trump.

Un total de 35 legisladores republicanos rompieron con el liderazgo de su partido y votaron a favor de la comisión, que estudiará los eventos que llevaron a la violencia del 6 de enero y durante la misma.

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, y el expresidente se habían opuesto públicamente.

La votación final fue de 252-175 a favor de la comisión y la legislación ahora pasa al Senado, donde enfrenta un futuro incierto.

Seis personas murieron después de que los partidarios de Trump se amotinaron y asaltaron el Capitolio de los Estados Unidos para evitar la certificación de la victoria electoral de Joe Biden sobre Trump.

La violencia se produjo después de meses de que Trump negara su derrota y afirmara falsamente que le habían "robado" las elecciones.

El representante republicano Adam Kinzinger dijo que estaba satisfecho con la cantidad de compañeros republicanos que habían votado por la comisión, a pesar de la intensa presión ejercida por los líderes republicanos.

“Es una votación fácil, necesitamos respuestas y debemos responsabilizarnos de lo que se hizo”, dijo a CNN.

“Me complace la cantidad de colegas que lo han votado. Es un número positivo".

El proyecto de ley ahora requerirá que 10 republicanos en el Senado se unan a los 50 demócratas y voten por la comisión para romper el obstruccionismo de 60 votos y aprobarlo.

Si se aprueba, se crearía una comisión de 10 personas, y cada partido obtendría el mismo número de miembros y poder de citación.

Leer más: El Partido Republicano acaba de mostrar su verdadera cara y es más feo de lo que pensamos

El comité de 10 miembros se modelaría de manera similar a la investigación del Congreso después de los ataques terroristas del 11 de septiembre.

El comité tendría autoridad para citar y estudiaría los eventos que llevaron a, durante y después del ataque mortal al Capitolio, mientras los alborotadores pro-Trump buscaban amenazar a los legisladores mientras los aliados republicanos rechazaron los resultados electorales.

A pesar de la composición bipartidista de la comisión, y una línea de tiempo opaca y una comprensión de lo que la administración y las fuerzas del orden sabían, cuatro meses después, los legisladores republicanos rechazaron la propuesta, minimizaron los eventos de ese día y se desviaron para acusar a los demócratas de ignorar la violencia de protestas en ciudades de EE. UU. en 2020.

La medida también refleja una propuesta similar que tuvo 130 copatrocinadores republicanos.

Jim McGovern, presidente del Comité de Reglas de la Cámara, sugirió que algunos republicanos ahora "quieren barrer este capítulo oscuro debajo de la alfombra".

“Así es como respondes responsablemente a lo que pasó aquí hace cuatro meses”, afirmó.

“No con desviaciones o falsedades, sino tomando medidas... Tenemos que dejar constancia de los hechos aquí. A decir la verdad, no a esparcir mentiras, y la verdad es que algunos del otro lado tienen miedo de hacer cualquier cosa por aquí porque tienen miedo, miedo a la verdad, miedo porque su liderazgo no quiere ofender al expresidente y su gran mentira".

El representante estadounidense John Katko, un republicano que trabajó junto con el representante demócrata Bennie Thompson como parte del esfuerzo bipartidista para crear la comisión, dijo que es "crítico" hacer avanzar una investigación sin políticas partidistas involucradas.

“Se trata de hechos”, aclaró.

"No hubiéramos llegado a este punto si se tratara de política partidista".

El líder republicano de la Cámara, Kevin McCarthy, anunció su oposición a la comisión el martes.

Esa noche, Steve Scalise, líder de la minoría de la Cámara de Representantes, dijo que azotaría a sus colegas republicanos en su contra.

El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, que preside casi la mitad de la cámara alta, que en última instancia podría decidir el destino de la comisión, anunció que estaba "indeciso" en una votación esa noche.

Luego, el expresidente emitió un comunicado enfurecido contra la propuesta de la comisión, presionando a los republicanos a "ser mucho más duros" y haciéndose eco de la desviación entre los legisladores republicanos para investigar "asesinatos, disturbios y bombardeos" en ciudades dirigidas por demócratas.

"¡Con suerte, Mitch McConnell y Kevin McCarthy están escuchando!" externó.

El miércoles por la mañana, el senador McConnell anunció su oposición a lo que llamó una “propuesta sesgada y desequilibrada” de los demócratas de la Cámara.

“No está del todo claro qué hechos nuevos o investigación adicional podría poner otra comisión además de los esfuerzos existentes de las fuerzas del orden y el Congreso”, declaró en el Senado.

“Lo que está claro es que los demócratas de la Cámara de Representantes han manejado esta propuesta con mala fe partidista desde el principio, desde ofrecer inicialmente un punto de partida partidista risible hasta continuar insistiendo en varias otras características bajo el capó que están diseñadas para centralizar el control sobre el el proceso de la comisión y sus conclusiones en manos demócratas”.

Tras el segundo juicio político del expresidente en febrero, McConnell dijo que "no hay duda, ninguna, de que el presidente Trump es práctica y moralmente responsable" de provocar el ataque.

"Las personas que irrumpieron en este edificio creyeron que estaban actuando según los deseos e instrucciones de su presidente", dijo McConnell, a pesar de votar para absolver a Trump.

"El líder del mundo libre no puede pasar semanas gritando que fuerzas oscuras están robando nuestro país y luego fingir sorpresa cuando la gente le cree y hace cosas imprudentes".

La comisión revisaría la seguridad del complejo del Capitolio, así como “los factores de influencia que fomentaron tal ataque a la democracia representativa estadounidense mientras participaba en un proceso constitucional”.

La legislación también propone que la comisión haga sugerencias para las acciones a tomar.

Durante el debate sobre el proyecto de ley, los demócratas y varios republicanos que apoyaron el proceso bipartidista hablaron en términos claros y severos sobre lo que sucedió el 6 de enero y señalaron el hecho de que los miembros del Congreso están rechazando una investigación sobre lo que les sucedió.

Tim Ryan furioso, hablando directamente con los republicanos, invocó las audiencias de Bengasi, entre varios comités de la Cámara de Representantes controlados por los republicanos.

"Bengasi, ustedes persiguieron a la exsecretaria de Estado por todo el país, gastaron millones de dólares", dijo, refiriéndose a Hillary Clinton.

“Tuvimos gente escalando el Capitolio, golpeando a la Policía del Capitolio con tuberías de plomo en la cabeza, ¿y no podemos conseguir el bipartidismo? ¿Qué más tiene que pasar en este país?", comentó el representante Ryan.

"Necesitamos dos partidos políticos en este país que estén viviendo en la realidad, y tú no eres uno de ellos".

Relacionados

Familia del policía fallecido en el Capitolio implora por comisión antidisturbios

Republicanos creen que Jimmy Carter es su mejor arma contra Biden. ¿Están equivocados?

McConnell se opone a crear comisión sobre asalto a Capitolio

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.