R.Checa trata de compensar por efectos económicos del virus

·1  min de lectura
Varias personas salen de una tienda en Praga, el jueves 3 de diciembre de 2020, después de que el gobierno alivió algunas de sus medidas más restrictivas impuestas para contener la pandemia de coronavirus. (AP Foto/Petr David Josek)

PRAGA (AP) — La cámara baja del Parlamento checo aprobó el martes un plan del gobierno para reducir los impuestos sobre la renta en un intento por ayudar a reactivar una economía golpeada por la pandemia de coronavirus.

Los legisladores redujeron la tasa impositiva principal del 20,1% al 15%, mientras que la aumentaron al 23% para quienes ganan más.

El costo anual de los recortes alcanzará los 100.000 millones de coronas checas, que equivalen a unos 4.600 millones de dólares.

Como parte de la medida, la cámara baja acordó aumentar la cancelación del impuesto sobre la renta de todas las personas físicas en 3.000 coronas anuales durante los próximos dos años.

Los recortes dividieron a la coalición gobernante. Fue impulsada por el movimiento centrista del primer ministro Andrej Babis con la ayuda de la oposición de derecha.

El otro partido de la coalición, los socialdemócratas de izquierda, estaba en contra, argumentando que es injusto para los empleados de bajos ingresos.

La reforma fiscal ya había sido aprobada por el Senado. El presidente Milos Zeman dijo que no la vetaría, lo que significa que prácticamente entrará en vigor en enero.

El banco central checo espera que la economía se contraiga un 7,2% este año antes de comenzar a recuperarse, con un crecimiento del 1,7% el próximo año.