Es una playa preciosa, pero está llena de proyectiles

En la bahía de Vlore, en plena Riviera albanesa, buzos de Albania y Francia se afanan por sacar del agua munición que lleva allí más de siete décadas, desde la Segunda Guerra Mundial.

En apenas dos horas, en la superficie se acumulan hasta 85 proyectiles que posteriormente serán destruidos. Una tarea dura, pero necesaria porque este tipo de armas, arrojadas por las tropas italianas durante el conflicto, son un peligro para los bañistas. Y además, contaminan las aguas.

Aunque los buzos son expertos en el manejo de estas situaciones, hay siempre una ambulancia cerca por si se produjera un accidente. No se sabe cuánta munición queda por salir, pero los expertos coinciden en que se produjeron unos 20 naufragios cerca de la costa adriática albanesa.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.