Bután, un país para descubrir a precio de oro

Situado en plena cordillera del Himalaya y rodeado por China y la India, Bután es uno de los países más singulares y también bonitos del mundo. Para preservar su rico patrimonio cultural, natural y religioso, la pequeña nación asiática permaneció cerrada al turismo hasta 1974. A partir de entonces comenzó a recibir visitantes, pero les cobraba el equivalente a 250 euros al día en temporada alta y 200 en la baja, cantidad que incluía alojamiento, comida, traslados, entradas a monumentos y demás.

Por la pandemia del coronavirus el país volvió a cerrarse a los extranjeros y, más de dos años después, en septiembre de 2022 abrirá nuevamente sus puertas, pero poniéndoselo aún más caro a los turistas. La tasa de 200 o 250 euros diarios a partir de ahora no incluirá nada, por lo que habrá que pagar por todo lo demás.

Según el gobierno de Bután, la medida pretende reducir el impacto ambiental, mejorar la experiencia de los visitantes y ofrecer buenas condiciones laborales a sus ciudadanos. Lo cierto es que, aunque no sea precisamente barato, el pequeño país del Himalaya bien merece una visita por parte de aquellos que se lo puedan permitir.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.