Bush repartió pizzas a los agentes del Servicio Secreto que no cobraron su sueldo

LA NACION

NUEVA YORK- El expresidente estadounidense George W. Bush jugó hoy a ser repartidor de pizzas por un día, al entregar cajas a miembros del Servicio Secreto, quienes trabajan desde hace casi un mes sin recibir paga, como consecuencia del cierre parcial del gobierno federal.

El expresidente de Estados Unidos también hizo una declaración política, una de las pocas desde que se retiró del Salón Oval.

Bush, junto a la primera dama Laura, agradeció hoy al personal del Servicio Secreto en una publicación en Instagram. En una serie de fotos se lo vio en medios locales repartiendo cajas de pizzas a los agentes encargados de protegerlos y que no reciben su estipendio.

"@LauraWBush y yo estamos agradecidos con nuestro personal del Servicio Secreto y los miles de empleados federales que están trabajando arduamente para nuestro país, sin un cheque de pago", escribió el exmandatario republicano.

Además, escribió que es hora de que los líderes de ambos partidos "dejen de lado la política, se unan y terminen este cierre".

Bush no aclaró de qué manera se podría resolver la situación ya que no se manifestó a favor de ninguna de las dos partes, ni siquiera de Donald Trump , a pesar de ser su compañero de partido.

El expresidente, quien vive en el estado fronterizo de Texas (uno de los campos de batalla por la construcción del muro que promueve el magnate), promulgó durante su gobierno la Ley de Cerco Seguro en octubre de 2006, lo que había calificado como "un paso importante hacia la reforma migratoria".

El cierre parcial del gobierno federal entró hoy en su día 29 y el personal del Servicio Secreto se encuentra entre los cientos de miles de empleados federales que no reciben remuneración.

Don Mihalek, representante de ese cuerpo ante la Asociación Federal de Oficiales de Aplicación de la Ley, confirmó a ABC News que los anticipos en efectivo no se están entregando y que las tarjetas de crédito oficiales no se pagan a través de los canales de facturación del gobierno.

Por su parte, Paul Nathanson, portavoz de la Asociación de Agentes del FBI, dijo a ABC News que "los agentes del FBI poseen una tarjeta de crédito de esa oficina, pero tienen que pagar la factura".

"Estos agentes tienen que comprar boletos aéreos para ir al extranjero y no pueden recibir un reembolso por ese dinero. Así que no solo no les pagan, sino que también sacan dinero para sus trabajos y no lo recuperarán hasta que se abra el gobierno", concluyó.

Con información de ANSA y ABC