Buscan solución para 500 bolivianos varados en Santiago por cuarentena

Santiago, 28 Abr (Notimex).- Alrededor de 500 bolivianos pernoctan desde hace varios días en las afueras del consulado de Bolivia en esta capital, sin poder regresar a su país por el cierre de fronteras que decretó Jeanine Áñez ante el COVID-19, advirtió hoy el INDH.

El director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Sergio Micco, calificó la situación como un problema internacional que ha vulnerado diversos derechos fundamentales de los ciudadanos bolivianos varados.

“Muchos de ellos viajaron a Chile para trabajar durante la época estival como temporeros en páckings (zonas de empacamiento) de la zona central, pero la emergencia del coronavirus impidió que pudieran regresar a su país, quedando varados en Chile sin sustento para sobrevivir, incluso algunos en situación migratoria irregular, por lo que claman por su retorno a Bolivia”, explicó el INDH en un comunicado.

Micco acudió al lugar junto con Beatriz Contreras, jefa del organismo defensor para la Región Metropolitana, y aseguró que solicitó soluciones a Teodoro Ribera, ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de Sebastián Piñera.

El funcionario se comprometió a gestionar con su par de Bolivia, Karen Longaric, el retorno de estas personas afectadas por el cierre de fronteras ante la emergencia sanitaria.

Además, el director del INDH informó que solicitó a Felipe Guevara, intendente de la Región Metropolitana, y a la gobernación de Santiago que dispongan insumos de higiene y seguridad, como mascarillas y alcohol en gel, para proteger la salud de estas personas, que no están guardando la distancia social requerida ante el COVID-19 por sus condiciones frente al consulado.

“Acá hay varios derechos humanos que se están vulnerando: vida, salud, derecho a transporte, pero nuestra política como Instituto en estos momentos más bien es cooperar y presionar a las autoridades para no judicializar, pero eso dependerá de cómo vayan evolucionando las cosas”, indicó Micco.

Un vecino empresario instaló dos baños químicos para las personas varadas y el Servicio Migrante Jesuita dispuso albergues para acoger a algunos de los afectados, reconoció Micco.

Además, también solicitó el apoyo de Evelyn Matthei, alcaldesa de la municipalidad de Providencia, para que brinde ayudas complementarias en favor de estas personas, quienes este martes recibieron alimentos.

“Nosotros como Instituto protegemos los derechos humanos de todos los habitantes que están en Chile, cualquiera sea su nacionalidad. Vinimos acá al consulado y el cónsul no está, la sede diplomática está cerrada, por lo que nos contactamos con él y nos ha señalado que no puede hacer nada, lo cual consideramos es una respuesta terrible”, lamentó el defensor.

-Fin de nota-

NTX/I/SCH/JGM