Buscan a investigador y a su hijo que desaparecieron en el mar

·2  min de lectura

CULIACÁN, Sin., noviembre 1 (EL UNIVERSAL).- Cuerpos de auxilio y de la Zona Naval de Topolobampo desplegaron un operativo de búsqueda en las playas de las Glorias, en Guasave, donde desapareció el investigador y biólogo marino, Héctor Manuel Esparza Leal y su hijo Tristán Ayerim, de quince años de edad.

El reporte de los Servicios de Protección Civil establecen que la tarde del sábado pasado, el jefe del departamento de Acuacultura, del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral de la Región (Ciidir), junto con su familia acudieron a pasar el día en la playa.

Héctor Manuel, nacido en la comunidad de Tamazula, Guasave, fue visto por última vez, cuando se introdujo al mar, junto con su hijo de quince años y desaparecieron, por lo que se teme que el oleaje los arrastró mar adentro.

Sus familiares los buscaron por la playa, sin ubicarlos, por lo que notificaron a la Policía Municipal que tiene operativos de vigilancia en las playas, sobre su desaparición, por lo que se solicitó el auxilio de los cuerpos de rescate y la marina, sin lograr ubicarlos.

Esta mañana de domingo, personal de la zona Naval de Topolobampo y de Protección Civil reanudaron su búsqueda por un perímetro más amplio, a lo largo de las playas de las Glorias, a fin de localizarlos.

Las autoridades de Guasave dieron a conocer que en la evaluación de la quinta semana de reapertura de las playas, los visitantes han acatado las normas sanitarias, en virtud que se mantienen los filtros en los accesos, donde se les toma la temperatura, se les ofrece gel antibacterial y se les dota de cubre bocas.

El Consejo Municipal de Seguridad y Salud estableció que el municipio se mantiene en color azul, con 67 casos activos de Covid-19, por lo que se ubica en el Semáforo Epidemiológico, en el color azul.

Se hizo mención, que a cinco semanas de la reapertura de las playas en Guasave, no se observa un incremento en los nuevos casos de contagio de coronavirus, lo que implica que las familias atienden todos los protocolos y se protegen.