Buscan a conductor de camión refresquero que mató a tres personas

·2  min de lectura

TOLUCA, Méx., febrero 23 (EL UNIVERSAL).-Los familiares de Óscar, Erick y Carmen Ríos piden ayuda para dar con el conductor de un camión de la empresa refresquera "Jarritos", presunto responsable del accidente automovilístico en el que perdieron la vida los tres.

El accidente ocurrió el 20 de febrero, sobre la carretera Toluca-Zitácuaro, en Almoloya de Juárez, donde perdieron la vida las tres personas que viajaban en la camioneta particular, tras ser impactadas por un camión de la empresa refresquera.

A bordo de una camioneta Jeep Liberty, viajaban J.Carmen Ríos Alarcón de 69 años de edad, con sus hijos Oscar y Erick Ríos Hernández, de 35 y 41 años de edad, quienes habían ido a trabajar y regresaban a su casa en Toluca, donde los esperaba su familia.

A través de un video, que circula en redes sociales, se observa como el camión de la empresa refresquera provoca el accidente, al parecer porque iba a exceso de velocidad e invadió el carril contrario, donde se impactó contra la camioneta.

Tras el accidente, las personas que iban a bordo del camión de la empresa refresquera se dieron a la fuga, con la presunta complicidad de un taxista.

Dentro de la camioneta fallecieron J.Carmen Ríos y su hijo Oscar, pese a que Erik logró salir aún con vida y ponerse de pie, más tarde murió dentro de la ambulancia de Protección Civil del municipio de Almoloya de Juárez.

"La familia reclama justicia y exige a la empresa refresquera Jarritos hacerse responsable y proporcionar la información sobre sus trabajadores", dijo una de las sobrinas.

Detalló que los familiares se enteraron del accidente al ver en redes sociales la fotografía de una de las credenciales de elector que se circuló, y hasta el momento no han podido recuperar el celular de una de las personas que perdió la vida, el cual podría contener información que ayude a esclarecer los hechos.

"Carmelo, como lo conocían sus amigos y familiares, Erick y Oscar Ríos eran gente trabajadora, padres de familia, incluso deportistas y abogados de profesión. No merecían morir así, por la imprudencia de un conductor", dijo la señora Ríos.