Buscan castigo a quien utilice a menores para generar violencia

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 12 (EL UNIVERSAL).- Diputado locales del PAN acusaron que no reconocer la violencia e inseguridad en los dos últimos años en la Ciudad, le ha costado a los capitalinos más secuestros, robos, extorsiones y ejecuciones agresivas, al grado de la tortura de las víctimas.

Así lo manifestaron los panistas Federico Döring Casar y Héctor Barrera Marmolejo, quienes se unieron al pésame de miles de familias en Ciudad de México, que reclaman justicia y acción de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), para detener esta situación en sus calles.

Del mismo modo, centraron su preocupación al caso de los niños mazahuas, secuestrados, torturados y asesinados, y ahora, del cadáver de un joven dentro de una maleta por un presumible secuestro.

"Claro que es un fenómeno nuevo y un mensaje para (Omar) García Harfuch, titular de la SSC, luego de las cuentas congeladas a grupos de la delincuencia organizada y el fallido atentado en su contra, ahora de esta forma buscan desestabilizarlo", denunciaron.

Sobre las recientes cifras ofrecidas por la jefa de Gobierno, donde presume una baja delictiva, revirtieron esa postura y señalaron que el 36% de lo que dice, "no es creíble, porque esa reducción se debe a que la gente estuvo confinada y la realidad, con el caso de los niños amazahua y esta tragedia, empieza a aflorar", enfatizaron.

Tras la aprobación del Presupuesto federal 2021, lamentaron que la fracción de Morena haya rechazado más dinero a la seguridad pública, por medio de las reservas presentadas por Acción Nacional, donde proponían asignar recursos al Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg), con el propósito de subsidiar a los municipios reforzando a sus cuerpos policiacos.

"Situación que le vendría bien a la Ciudad de México en auxilio de (Claudia) Sheinbaum, para mejorar la percepción de seguridad que en dos años, sobre todo, con Jesús Orta, no pudo lograr", criticaron.

Döring y Barrera insistieron en que la Ciudad no puede ser ícono del secuestro y, mucho menos, del uso de menores para la comisión de delitos, ya sea como víctimas o brazos ejecutores del crimen.

Por ello, adelantaron que presentarán una iniciativa para reformar el Código Penal y sancionar severamente a quien, detrás de un infante, dirija los delitos y los utilice para dicho propósito.

"No se puede buscar la impunidad por medio de los niños. Irá a la cárcel todo aquel que quiera aprovecharse de su inocencia para todos los delitos, como robo, secuestro, extorsión y demás", señalaron.

Además, revelaron que solicitarán a la fiscal General de Justicia (FGJ) capitalino, Ernestina Godoy Ramos, dar parte al Congreso local sobre el estatus que tiene la capital en materia de asesinatos infantiles por diversas causas, a raíz del fenómeno actual en contra de niños, quienes son ejecutados de manera cruel y violenta.