Buscan cárcel de hasta dos años por el delito de hostigamiento sexual

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 27 (EL UNIVERSAL).- El grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados propuso que el delito de hostigamiento sexual sea castigado con prisión de seis meses a dos años.

Ante la impunidad existente por el delito de hostigamiento sexual, la diputada del PRI, Miriam del Sol Merino Cuevas, busca modificar el artículo 259 Bis del Código Penal Federal, para establecer prisión a quien incurra en esa conducta.

La legisladora tricolor propone imponer una pena de seis meses a dos años de prisión al responsable, porque actualmente sólo se contempla una multa hasta por 800 días, al que con fines lascivos asedie reiteradamente a persona de cualquier sexo, valiéndose de su posición jerárquica derivada de sus relaciones laborales, docentes, domésticas o cualquiera otra que implique subordinación.

Si el hostigador fuese servidor público y utilizare los medios o circunstancias que el encargo le proporcione, además de la pena señalada, se le destituirá del cargo y se le podrá inhabilitar para ocupar cualquier otro cargo público hasta por un año, como lo determina el artículo 259 Bis vigente del Código Penal Federal.

La iniciativa señala que estas penalidades para el delito de hostigamiento sexual son mínimas respecto al daño que ocasionan a sus víctimas, y no inhiben la ofensa, debido a que una sanción económica o una inhabilitación como máxima pena de un año provocan que el responsable no sea castigado de acuerdo a la acción que comete.

Refiere que el estudio de impunidad feminicida: Radiografía de los datos oficiales sobre violencia contra las mujeres (2017-2019) de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todos y Todas (Red TDT), menciona que de los 15 tipos de delitos que analizaron, casi el 99 por ciento de las denuncias hechas por mujeres quedaron impunes.

Entre esos tres años se registraron 3 mil 502 denuncias por hostigamiento sexual, de las cuales solamente 10 terminaron en sentencia favorable a una víctima mujer, es decir, el 0.2 por ciento de los casos denunciados, por lo que la impunidad frente a esta ofensa alcanza prácticamente el 100%.

Destaca que el delito de hostigamiento sexual solamente se persigue a petición de la parte ofendida, lo que dificulta aún más que se denuncie debido a la relación de subordinación existente entre el ofensor y la ofendida.

Indica que de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH), el 26.6% de las mujeres que trabajan o trabajaron, alguna vez experimentaron algún tipo de violencia laboral, fundamentalmente los relacionados con lo sexual o discriminatorio, y los principales responsables son los compañeros de trabajo en el 35.2% de los casos, y los superiores jerárquicos en el 19.3%.

A lo anterior, se suma que el 93.2% de los delitos no se denuncian en México. "Estamos ante una situación alarmante de delitos sexuales, como el hostigamiento, que no se persiguen y tampoco se castigan", como lo refiere la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE).

La iniciativa es analizada por las comisiones de Justicia y de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados, para dictamen y opinión, respectivamente.