‘Buscamos justicia’. Familia llora a una niña de 2 años muerta en un atropellamiento con fuga

·2  min de lectura
Family photo

A Maritza Cherident le encantaba reír, jugar y caminar por los pasillos de la iglesia para saludar a los fieles.

“Todos la querían mucho”, dijo Jackson Janvier, pastor de The Clinic of Restoration Church of God en el noroeste de Miami-Dade, sobre la niña de 2 años. “Era muy amistosa con todos”.

Maritza perdió la vida la semana pasada en un atropellamiento con fuga que también dejó a sus padres lesionados. Ahora sus afligidos padres —que son haitianos y que llegaron a Miami desde Chile en septiembre— y su familia de la iglesia están planeando el funeral.

“No están bien”, dijo Janvier sobre los padres de Maritza, Mikenson Cherident y Mirtha Bazile. “Era la única hija de su padre. Él no sabe qué hacer sin ella”.

Y para sumarse a su dolor: nadie ha sido acusado en el accidente del 27 de abril en el área de NW 10 Avenue y 116 Terrace.

“Buscamos justicia”, dijo Janvier.

La Policía no ha facilitado una descripción del vehículo y está pidiendo la ayuda de la comunidad para encontrar al auto y al conductor.

“Abandonar el lugar de un accidente es un delito”, dijo Chris Thomas, un portavoz de la Policía de Miami-Dade. “Queremos hacer un llamamiento a esa persona para que se presente y dé su versión de los hechos”.

El accidente

La familia estaba caminando hacia una tienda de víveres cercana alrededor de las 9:30 p.m. cuando fueron atropellados. La policía dice que estaban cruzando NW 12 Avenue hacia el oeste por 116 Street cuando un auto que se dirigía al norte los atropelló.

Los tres cayeron al suelo, dijo Janvier.

“Cuando el coche me atropelló, yo y mi esposa estábamos en el suelo”, dijo Cherident a CBS 4, aliado noticioso del Miami Herald, CBS4, a través de un traductor. “No puedo recordar nada. Doy gracias a Dios por tener un pastor que nos ayude. Nunca olvidaremos a mi hija”.

Tras el accidente, los tres miembros de la familia fueron trasladados al Centro de Traumatismos Ryder del Jackson Memorial Hospital, donde la niña murió.

Cherident y Bazile ya han sido dados de alta, pero ambos siguen sufriendo mucho dolor físico y emocional, dijo Janvier.

“La echamos mucho de menos”, dijo.

Se pide a cualquier persona que tenga información que llame a Miami-Dade Crime Stoppers al 305-471-TIPS (8477).

Devoun Cetoute, redactor del Miami Herald, contribuyó a este artículo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.