Busca Sedatu combatir rezago de vivienda en el país

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 27 (EL UNIVERSAL).- Recuperar viviendas abandonadas, impulsar mecanismos de financiamiento tanto para la obtención como para el mejoramiento de una casa, son algunos de los objetivos del Programa Nacional de Vivienda, mediante el cual se busca reducir el rezago habitacional en 2.2 millones de personas, indicó la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano (Sedatu).

Al presentar esta nueva estrategia, Román Meyer Falcón, titular de la Sedatu, indicó que de los 34 millones de viviendas en el país, 9.4 millones presenta rezago habitacional; de las cuales 79% tiene materiales precarios, 2% no tiene drenaje y 19% presenta hacinamiento entre los habitantes.

Expresó que por años se perdió la rectoría del Estado en materia de vivienda, con lo que se construyeron desarrollos habitacionales alejados de los centros urbanos, sin servicios y sin conectividad, debido a que se actúa a favor de los intereses de la industria. Mencionó que el Infonavit estima que hay 650 mil viviendas abandonadas en todo el país.

"En las últimas décadas se perdió la rectoría del Estado en materia territorial y en materia de vivienda, no podemos hablar de seguridad, de desarrollo, si no se atiende la vivienda, el 80% de la infraestructura urbana son viviendas, es un elemento central en la rectoría del Estado y cómo se presentó aquí el diagnóstico se está centrando en una población que históricamente no ha sido atendida que el Estado no atendió", dijo.

Meyer Falcón comentó la vivienda es un elemento central de la seguridad y en la recorría del Estado, e hizo un llamado a trabajar de manera conjunta para transformar el entorno y formar comunidad; resaltó que el Programa Nacional de Vivienda plantea una nueva visión en la que el acceso a una casa es un derecho humano y no "un instrumento de especulación financiera".

Esta estrategia atenderá prioritariamente a las personas que más lo necesitan y que habitan en las regiones que presentan un mayor rezago de vivienda -especialmente en el sur-sureste del país.

Carina Arvizu Machado, subsecretaria de Desarrollo Urbano y Vivienda informó que entre los objetivos del programa destacan: establecer un modelo de ordenamiento territorial y gestión del suelo que considere la vivienda adecuada como elemento central de planeación del territorio; garantizar la coordinación entre los organismos nacionales de vivienda y los distintos órdenes de gobierno para el uso eficiente de los recursos, así como trabajar en conjunto con el sector social y privado para fomentar condiciones que sean conducentes al ejercicio al derecho a la vivienda adecuada.

"Algunas de las metas que nos hemos propuesto es reducir el rezago en 2.2 millones, crecer el 11% en el sector de la vivienda y reducir en un 25 por ciento el costo de los trámites. Hoy, con reglas claras, estamos dando rumbo a la Política Nacional de Vivienda recuperando la rectoría del Estado en el territorio y también a través de la vivienda, construyendo territorios de paz y justicia", agregó la funcionaria.

La secretaria de Bienestar, María Luisa Albores González, reiteró su compromiso para contribuir con la Sedatu a garantizar el derecho a la vivienda adecuada.

"Hoy estamos demostrando que haciendo sinergia podemos trabajar para generar bienestar para la gente. Estamos trabajando con una metodología en la que 40% lo está aportando el gobierno estatal, 40% Conavi y el 20% lo aporta directamente de la familia de sembradores", dijo, a propósito del Programa Sembrando Vida.

Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia recordó que una de las obligaciones del Estado es avanzar en la Agenda 2030; además de encontrar formas de financiar a quienes más lo necesitan.

"Me comprometo a trabajar de la mano con todos ustedes, reforzar las mesas que ya tenemos con el sector privado y encontrar las soluciones que tanto hacen falta en este país. Esperemos que este sea uno de los legados que el presidente Andrés Manuel López Obrador deje en su gobierno", agregó.

Francisco Cervantes Díaz, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) subrayó el compromiso del sector empresarial de trabajar con el Gobierno de México para lograr el bienestar social y el crecimiento socio-económico.