Se busca presidente en Perú: Congreso no logra acuerdo sobre el nuevo líder tras ola de protestas

Por Marco Aquino
·3  min de lectura
Varias personas se reúnen en las calles del centro de Lima después de la renuncia de Manuel Merino a la presidencia interina del país. Noviembre 15, 2020. REUTERS/Angela Ponce

Se busca presidente en Perú: Congreso no logra acuerdo sobre el nuevo líder tras ola de protestas

Varias personas se reúnen en las calles del centro de Lima después de la renuncia de Manuel Merino a la presidencia interina del país. Noviembre 15, 2020. REUTERS/Angela Ponce

Por Marco Aquino

LIMA, 16 nov (Reuters) - El fragmentado Congreso de Perú buscaba el lunes un consenso para elegir a un nuevo líder interino luego de la dimisión de Manuel Merino tras una frustrada gestión, en un intento por aplacar una crisis política marcada por una extendida ola de protestas en el segundo mayor productor global de cobre.

En las últimas horas del domingo, el Congreso no pudo elegir a la persona que liderará al país para completar el actual mandato gubernamental hasta julio del 2021, debido a la falta de consenso en torno a la legisladora de izquierda Rocío Silva-Santisteban, quien fue la única aspirante al cargo.

La propuesta para que la activista de derechos humanos asuma la presidencia interina sólo recibió 42 votos a favor, mientras que 52 sufragaron en contra y 25 se abstuvieron de votar.

"Hay una inmadurez política de algunos y falta de autocrítica de otros frente a lo que ha pasado en el país en la última semana", dijo a periodistas el legislador Alberto De Belaunde, del centrista Partido Morado, antes de abandonar el Congreso unicameral en la madrugada del lunes.

El Congreso, con representantes de partidos de izquierda, centro, derecha, grupos radicales y hasta de un movimiento teocrático, convocó para las 14.00 hora local (1900 GMT) del lunes a un nuevo proceso de elección del sucesor de Merino.

De Belaunde dijo que su partido presentará al legislador Francisco Sagasti, un ingeniero industrial de 76 años y exfuncionario del Banco Mundial, como candidato a la presidencia interina y confía en el apoyo del parlamento. "Lo principal para Perú es retomar la estabilidad y que esta pesadilla termine".

Con este vacío de poder, se espera que el mercado reaccione con incertidumbre. La semana pasada, tras la expulsión de Vizcarra y las protestas, el sol peruano cotizó en mínimos de 18 años y cerca de su piso histórico, mientras que el referente de la Bolsa de Lima se derrumbó.

El presidente interino Merino anunció el domingo su renuncia tras una intensa protesta contra su gobierno que dejó al menos dos muertos, decenas de heridos y desaparecidos y que llevaron al país a una nueva crisis política.

Merino había asumido la presidencia el martes luego de que el Congreso dominado por la oposición destituyó a Martín Vizcarra por denuncias de corrupción, lo que generó multitudinarias manifestaciones contra la decisión.

Con la designación de un nuevo mandatario interino, Perú tendrá tres presidentes en casi una semana.

La protesta del sábado había comenzado de forma pacífica en la céntrica Plaza San Martín de Lima, pero en la noche, a unas cuadras de distancia, algunos encapuchados que buscaban ingresar a una avenida que conduce al Congreso comenzaron a arrojar piedras contra una barrera de la policía.

Los fuerzas de seguridad lanzaron lacrimógenas y balas de goma. La estatal EsSalud dijo que las muertes de los dos jóvenes se produjeron "por heridas de proyectil de arma de fuego" y el Ministerio de Salud reportó al menos 63 heridos.

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos informó de hasta 112 heridos y al menos 41 desaparecidos. La Defensoría del Pueblo denunció el uso indebido por parte de la policía de gases lacrimógenos "sin justificación contra los jóvenes".

Las protestas desafiaron el brote del coronavirus en Perú, que reporta unos 937.000 contagiados y unos 35.200 muertos.

Perú, que atraviesa una profunda crisis económica por la pandemia de coronavirus, ha transitado por constantes escándalos de corrupción que han llevado a tres expresidentes a prisión preventiva y otro al suicidio en las últimas dos décadas.

(Información de Marco Aquino; editado por Marion Giraldo)