Busca gobierno permiso de paternidad de 45 días

·2  min de lectura

Eduardo Hernández

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 21 (EL UNIVERSAL).- Para promover la participación de los hombres en el cuidado y crianza de las hijas e hijos, así como en las tareas del hogar, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, envió al Congreso local la iniciativa para que los trabajadores del Gobierno capitalino puedan tener el permiso de paternidad hasta por 45 días.

De acuerdo con el documento, el objetivo es impulsar cambios normativos para promover la participación igualitaria y corresponsabilidad de los hombres en el cuidado y crianza de las hijas e hijos, y en las tareas del hogar.

Una de las iniciativas es la reforma al artículo 21, fracción II, inciso a, de la Ley de Igualdad Sustantiva entre Mujeres y Hombres en la Ciudad de México, donde se indica que los entes públicos deberán otorgar a los padres por consanguinidad o adopción, un permiso por paternidad que comprenda el mismo periodo establecido por maternidad posterior al parto, de conformidad con lo previsto en la legislación federal laboral y de seguridad social que regule el régimen de las actividades al que se encuentren registrados.

En estas propuestas al Congreso capitalino también se presentó un acuerdo emitido por la jefa de Gobierno, en donde se establece que los padres trabajadores de la administración pública podrán gozar de un permiso de paternidad de hasta 45 días naturales, para el cuidado de sus hijas e hijos recién nacidos, posteriores al parto o procedimiento de adopción, periodo durante el que percibirán el equivalente a 100% de su salario bruto mensual.

Además, Sheinbaum Pardo presentó una reforma a la Ley Federal del Trabajo, en donde se otorgue a los trabajadores permiso de paternidad por 45 días naturales con goce de sueldo por el nacimiento o adopción de un infante.

"El permiso de paternidad será en todo momento un derecho irrenunciable", se lee en el documento.

Sin embargo, esta última iniciativa se presenta ante el Congreso de la Ciudad de México para su remisión al Congreso de la Unión, en virtud de que únicamente los diputados federales tienen las facultades de modificar una ley federal.