Bus del Liverpool es bloqueado en camino a Old Trafford antes de partido contra Manchester Utd: reportes

·2  min de lectura
Hinchas del Manchester United muestran un letrero en protesta contra los propietarios afuera del estadio antes del partido contra el Livepool por la Liga Premier

MANCHESTER, Inglaterra (Reuters) - El autobús del Liverpool fue bloqueado en su camino a Old Trafford, en el segundo intento en 10 días de los hinchas de interrumpir su partido por la Premier League con el Manchester United, informaron el jueves medios británicos.

Daniel Taylor, reportero de The Athletic, escribió en Twitter que los neumáticos del vehículo fueron pinchados.

El partido debía haberse disputado el 3 de mayo, pero se aplazó tras los violentos enfrentamientos entre aficionados y la policía, cuando más de 100 hinchas entraron por la fuerza en el estadio e irrumpieron en la cancha para protestar contra los dueños del United, la familia Glazer.

Para impedir que se repitiera la escena, se fotografió a varios jugadores del United llegando a Old Trafford seis horas antes del inicio del partido del jueves, en contraste con el tradicional viaje junto que hace la escuadra después de reunirse en el Lowry Hotel.

El partido en casa del United contra el Leicester City se disputó el martes sin incidentes, en medio de una fuerte presencia policial y de seguridad, junto con un conjunto de barreras que formó un "anillo de acero" alrededor del estadio de Old Trafford para impedir el acceso de los hinchas, que no pueden entrar por las restricciones en torno al COVID-19.

Los aficionados bloquearon ahora la salida del hotel de Manchester que el club usa regularmente para la comida, las reuniones y el descanso de los jugadores antes del partido.

Sin embargo, parece que el United rompió con su rutina habitual el jueves y en imágenes publicadas en los sitios web del periódico The Sun y el Manchester Evening News pudo verse a varios jugadores llegando temprano a Old Trafford. Un portavoz dijo que el club no hará comentarios sobre la actividad o los horarios de los jugadores.

Las protestas contra la familia estadounidense Glazer, que compró el United en 2005, se reavivaron después su participación en un fallido intento de crear una Superliga europea separatista. El propietario y copresidente del United, Joel Glazer, ha prometido que se reunirá con grupos de aficionados para discutir sus preocupaciones.

(Reporte de Simon Evans; editado en español por Carlos Serrano)