Dos buques de guerra de EE.UU. navegan a través del estrecho de Taiwán por primera vez desde visita de Pelosi

·3  min de lectura

Dos buques de guerra de EE.UU. navegan por el estrecho de Taiwán por primera vez desde la histórica, pero muy polémica, visita de Nancy Pelosi a la isla el mes pasado.

El domingo, dos buques de guerra con misiles guiados -el USS Antietam y el USS Chancellorsville- transitaron “por aguas en las que se aplican las libertades de navegación y sobrevuelo en alta mar, de acuerdo con el derecho internacional”, indicó la Séptima Flota de la Marina de EE.UU. en Japón en un comunicado.

Añadió que no ha habido “ninguna interferencia de fuerzas militares extranjeras hasta ahora”.

“Estos barcos (están transitando) por un corredor en el estrecho que está más allá del mar territorial de cualquier estado costero. El tránsito de los barcos por el estrecho de Taiwán demuestra el compromiso de Estados Unidos con un Indo-Pacífico libre y abierto. El ejército de Estados Unidos vuela, navega y opera en cualquier lugar que permita el derecho internacional”.

EE.UU. envía con frecuencia sus buques de guerra a través del Estrecho de Taiwán, reivindicando la libertad de navegación. Más recientemente, en julio -antes de la visita del presidente de la Cámara de Representantes- EE.UU. envió el USS Benfold y el USS Port Royal al estrecho de Taiwán.

Beijing afirma que Taiwán es una provincia escindida, aunque la isla se autogobierna desde una guerra civil con el continente en 1949. EE.UU. no reconoce oficialmente a Taiwán como país, pero mantiene una sólida relación con su administración, que incluye profundos lazos comerciales.

Nancy Pelosi, durante su visita del mes pasado, dijo que Estados Unidos “no abandonaría” a Taiwán. “Hoy, el mundo se enfrenta a una elección entre la democracia y la autocracia. La determinación de Estados Unidos de preservar la democracia, aquí en Taiwán y en todo el mundo, sigue siendo férrea”, dijo entonces.

Su visita desencadenó una airada respuesta de China contra la “injerencia” de EE.UU., que incluyó protestas diplomáticas y ejercicios militares sin precedentes en torno a Taiwán. Desde el final de esos ejercicios -que incluyeron el lanzamiento de un misil balístico directamente sobre la capital taiwanesa, Taipéi-, China ha seguido probando los límites del espacio aéreo taiwanés con salidas de aviones de guerra.

La senadora de EE.UU. Marsha Blackburn llegó a Taiwán el jueves, y es la última miembro del Congreso en visitar la isla este mes. Reiterando el apoyo de EE.UU. a la isla, declaró: “Xi Jinping no me asusta. No me dejaré intimidar por la China comunista para dar la espalda a la isla. Taiwán es nuestro socio más fuerte en la región Indo-Pacífica. Las visitas frecuentes de alto nivel a Taipéi son una política de EE.UU. desde hace tiempo”.

El viernes, el Mando del Teatro Oriental de China subrayó que había llevado a cabo “rondas conjuntas de seguridad y ejercicios de entrenamiento de combate con la participación de tropas de múltiples servicios y armas en las aguas y el espacio aéreo” alrededor de Taiwán.