Buques con grano salen de puertos ucranianos; reportan nuevos ataques con misiles rusos

Por Pavel Polityuk

KIEV, 31 oct (Reuters) -Barcos que transportan grano salieron de puertos ucranianos el lunes, lo que sugiere que Moscú no ha vuelto a imponer un bloqueo, a pesar de haber suspendido su participación en un programa de la ONU para garantizar las exportaciones de cereales desde la zona de guerra.

En el 250 día de guerra, los misiles rusos caían sobre Ucrania. Las explosiones resonaron en Kiev, enviando humo negro al cielo.

Las autoridades ucranianas declararon que las infraestructuras energéticas fueron alcanzadas, incluso en las presas hidroeléctricas, dejando sin suministro de electricidad, calor y agua.

El ejército ucraniano afirmó haber derribado 44 de los 50 misiles rusos. Pero los ataques dejaron al 80% de Kiev sin agua corriente, según las autoridades. La policía ucraniana dijo que 13 personas resultaron heridas en los últimos ataques.

Sin embargo, la reanudación de las exportaciones de alimentos desde los puertos ucranianos sugirió que, por el momento, se había evitado un acercamiento la funesta perspectiva del aumento del hambre en el mundo. Representantes internacionales temían que Moscú volviera a imponer un bloqueo al grano ucraniano, después de que Rusia anunciara el sábado que suspendía su papel en el programa respaldado por la ONU que escolta a los buques de carga a través del mar Negro.

"Los buques de carga civiles nunca pueden ser un objetivo militar ni ser rehenes. Los alimentos deben circular", tuiteó Amir Abdullah, el responsable de la ONU que coordina el programa.

Poco después, Ucrania confirmó que 12 barcos habían zarpado. Las 354.500 toneladas de grano que transportaban era la mayor cantidad en un día desde que comenzó el programa.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, declaró que Kiev seguiría aplicando el programa de la ONU "como hemos acordado" con las Naciones Unidas y Turquía.

El ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, trató el tema con su par ruso, Serguéi Shoigu, en una llamada telefónica el lunes. Akar dijo a Shoigu que era muy importante que el acuerdo sobre los cereales continuara, según el Ministerio de Defensa turco.

Pero los envíos podrían volver a interrumpirse, sobre todo si las aseguradoras dejan de suscribirlos.

Chris McGill, jefe de carga de la aseguradora Ascot de Lloyd's de Londres, que ha suscrito muchos de los envíos hasta el momento, dijo a Reuters que su compañía estaba suspendiendo la suscripción de nuevas coberturas para los envíos a partir del lunes hasta que entendiera mejor la situación.

Los seguros emitidos anteriormente "siguen en pie", añadió.

ATAQUES CON MISILES

Los ataques con misiles de Rusia durante la hora punta del lunes repitieron una táctica que ha llevado a cabo este mes de apuntar a la infraestructura civil ucraniana, especialmente a las centrales eléctricas.

La embajadora de Estados Unidos en Kiev, Bridget Brink, tuiteó: "Al igual que millones de ucranianos, nuestro equipo de la @USEmbassyKyiv se refugia una vez más mientras Rusia continúa con sus insensibles y bárbaros ataques con misiles contra el pueblo de Ucrania en un esfuerzo por dejar el país sumido en el frío y la oscuridad mientras nos acercamos al invierno".

Durante las últimas tres semanas, Rusia ha estado llevando a cabo una campaña de ataques contra la infraestructura civil ucraniana utilizando costosos misiles de largo alcance y baratos "drones suicidas" de fabricación iraní que vuelan hacia un objetivo y lo detonan.

El primer ministro ucraniano, Denys Shmyhal, dijo que 18 objetivos, en su mayoría infraestructuras energéticas, fueron alcanzados en ataques con misiles y drones en 10 regiones ucranianas el lunes.

HAMBRUNA EVITADA

Moscú se retiró del acuerdo de transporte de cereales en el mar Negro tras culpar a Kiev de las explosiones que dañaron los barcos de la armada rusa en el puerto de Sebastopol, en Crimea, el sábado.

Ucrania no ha confirmado ni negado estar detrás del ataque, pero dice que la marina rusa es un objetivo militar legítimo. Rusia ha acusado a Ucrania de utilizar aviones no tripulados aéreos y marítimos para atacar a sus buques.

Por su parte, la organización de las Naciones Unidas dijo el lunes que ningún barco involucrado en el acuerdo de exportación de granos del mar Negro con la mediación de la ONU estaba transitando por el corredor humanitario marítimo en la noche del 29 de octubre, cuando Rusia dice que sus buques en Crimea fueron atacados.

Después de que Rusia suspendiera su participación en el programa de transporte de cereales, Estados Unidos acusó a Rusia de utilizar los alimentos como arma. El presidente Zelenski dijo que Moscú estaba "chantajeando al mundo con el hambre". Rusia niega que ese sea su objetivo.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que el acuerdo negociado por la ONU era "difícilmente viable", ya que Rusia no podía garantizar la seguridad de los envíos. No especificó por qué los envíos serían ahora inseguros.

Pero la reanudación de los envíos de grano ucraniano el lunes sugiere que Moscú no está intentando imponer un nuevo bloqueo.

Ucrania y Rusia se encuentran entre los mayores exportadores de alimentos del mundo. Durante tres meses, el acuerdo respaldado por la ONU ha garantizado que las exportaciones ucranianas puedan llegar a los mercados, levantando un bloqueo ruso de facto. La noticia de que Moscú se retiraba del acuerdo hizo que los precios mundiales del trigo se dispararan más de un 5% el lunes por la mañana.

Entre los barcos que zarparon el lunes figuraba uno contratado por el Programa Mundial de Alimentos de la ONU para llevar 40.000 toneladas de grano a un continente africano afectado por la sequía.

También el lunes, el Ministerio de Defensa ruso dijo que Moscú había completado la movilización militar parcial anunciada por el presidente Vladimir Putin en septiembre y que no se emitirían más llamadas a filas.

(Información de las redacciones de Reuters; información adicional de Jonathan Saul en Londres; redacción de Peter Graff y Angus MacSwan; editado en español por Aida Peláez-Fernández)