Bulgaria celebrará presidenciales en noviembre en mitad de una crisis política

·2  min de lectura

Sofía, 2 sep (EFE).- El Parlamento búlgaro ha decidido hoy que la primera vuelta de los comicios presidenciales se celebre el 14 de noviembre, al mismo tiempo que el Partido Socialista ha anunciado que la semana próxima devolverá el encargo de formar Gobierno, lo que forzaría elecciones generales, las terceras desde abril.

La líder socialista, Kornelia Ninova, precisó que el lunes día 6 formalizará su renuncia a formar un nuevo Ejecutivo, el tercer partido que desiste ante la falta de mayorías debido a los bloqueos cruzados de las seis formaciones que entraron en el Parlamento tras las elecciones de julio.

Ninova dijo que no tiene "ningún sentido" continuar negociando para presentar una candidatura a primer ministro ya que "no hay formada una mayoría necesaria ni interés para un Gobierno".

De producirse en efecto la devolución del mandato, el jefe del Estado, Rumen Radev, tendrá que decidir cuándo disuelve el Parlamento y convoca elecciones.

Radev, que ganó las elecciones presidenciales de 2016 con el apoyo de los socialistas, no está obligado legalmente a hacerlo en ningún plazo concreto. Una vez disuelto, eso sí, las elecciones tienen que celebrarse en un plazo máximo de dos meses.

Varios analistas búlgaros señalan que Radev quiere evitar que las presidencias coincidan con las generales, ya que cree que eso podría perjudicar su candidatura a la reelección.

En teoría, podría aplazar la convocatoria para prolongar la legislatura y que el Parlamento pueda aprobar los presupuestos generales, algo necesario en el contexto de la pandemia de la covid-19.

Las elecciones de julio vieron la victoria, por escaso margen, de Existe Tal Pueblo (ITN), una de las tres nuevas formaciones surgidas de las protestas del verano pasado contra el Gobierno del GERB, el partido conservador que ha dominado la política del país más pobre de la Unión Europea desde 2009.

Las nuevas formaciones se han negado a pactar con los socialistas, los conservadores y con el Movimiento de los Derechos y Libertades, de la minoría turca, por considerarlos parte de un sistema oligárgico y responsable de la corrupción y el atraso del país.

ITN, el GERB y los socialistas, las tres fuerzas más votadas en julio, han desistido de formar Ejecutivo sin apenas haber intentado negociar con otras fuerzas, argumentando siempre la inexistencia de mayorías suficientes de Gobierno.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.