Ante la brutal sequía, los pastores kenianos buscan la esperanza bajo tierra