Bruselas quiere propuestas "innovadoras" para abordar el protocolo irlandés

·3  min de lectura

Dublín, 10 sep (EFE).- El vicepresidente de la Comisión Europea para Relaciones Interinstitucionales, Maros Sefcovic, aseguró este viernes que Bruselas trabaja para aliviar las tensiones creadas por el protocolo del Brexit para Irlanda del Norte, después de que los unionistas hayan amenazado con hacer caer el Gobierno autónomo si no se modifica radicalmente el acuerdo.

Sefcovic efectuó esas declaraciones al final de una visita de dos días a la provincia británica, donde se reunió con líderes políticos, empresariales y comunitarios para analizar sobre el terreno el impacto de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

El dirigente comunitario reiteró hoy que Londres y Bruselas se han dado tiempo con vistas a crear el "espacio político necesario" para mantener un diálogo que aporte "soluciones innovadoras" sobre la aplicación del citado protocolo, si bien volvió a recordar que no será "renegociado".

TENSIÓN CON LOS UNIONISTAS

"No se trata de arrinconarnos los unos a los otros", observó el vicepresidente de la CE, quien también es el principal negociador del bloque para el Brexit.

Sin embargo, no todas las partes muestran la misma paciencia y por ello, el mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP), probritánico y defensor de este divorcio, ha aprovechado la visita de Sefcovic para advertir de que abandonará "en las próximas semanas" el Ejecutivo de Belfast si no se toman "medidas urgentes" sobre el protocolo, lo que sumiría a la provincia en una nueva crisis institucional.

Su líder, Jeffrey Donaldson, declaró hoy que las negociaciones entre Londres y Bruselas "se están prolongando desde hace meses", sin que hayan logrado "abordar con éxito" los "problemas y preocupaciones sobre el daño que sufre a diario la economía de la provincia.

"Sentía que había llegado el momento de centrar la atención sobre lo que debe de hacerse, sobre el hecho de que es el protocolo el que está causando inestabilidad política y económica. Ha alterado nuestro estatus constitucional sin el consentimiento de la ciudadanía", expuso el dirigente unionista.

AMENAZA AL PROCESO DE PAZ

Donaldson opinó que Irlanda del Norte "no sobrevivirá" a un "periodo indefinido de impás" y avisó de que la violencia callejera, como la registrada el pasado abril, podría regresar a zonas protestantes-unionistas de la región.

Según el líder del DUP, "el vacío que se crea" cuando "fracasa la política" puede ser ocupado por los elementos más radicalizados, en referencia a las bandas paramilitares protestantes que aún operan en la provincia.

Respecto al ultimátum lanzado por los unionistas, Sefcovic ha pedido a los líderes políticos que "rebajen el tono", al tiempo que se comprometió a acelerar el ritmo de las conversaciones con Londres para resolver cuanto ante la cuestión del protocolo.

"Nosotros en la UE -arguyó- queríamos tener este problema ya resuelto antes del uno de enero pasado. ¿Podemos ir más rápido? Intentémoslo. Estamos listos para dialogar, trabajaremos como hasta ahora, de manera constructiva, con nuestros socios británicos".

De momento, las partes se han dado espacio y tiempo para encarar ese proceso de diálogo, después de que Londres decidiera este lunes de manera unilateral aplazar por tercera vez los controles aduaneros post-brexit en Irlanda del Norte que acordó con la UE, un asunto que lleva varios meses causando fricciones entre ambos bloques y ha provocado la apertura de un expediente al Reino Unido en Bruselas.

El controvertido protocolo establece que Irlanda del Norte sigue vinculada al mercado único comunitario, por lo que las mercancías que cruzan entre ese territorio y el resto del Reino Unido deben pasar controles aduaneros en los puertos de la región.

De esta manera, se asegura que la frontera entre las dos Irlandas sigue siendo invisible, clave para el proceso de paz y las economías de la isla, pero la nueva carga burocrática ha provocado escasez de productos y tensiones políticas en Irlanda del Norte, sobre todo en la comunidad unionista.

El DUP sostiene que esas nuevas barreras al comercio alteran el día a día de los norirlandeses, al tiempo que ponen en peligro la relación de la región con el resto del país, sobre todo ahora que los partidos nacionalistas han redoblado sus esfuerzos para avanzar en el objetivo histórico de la reunificación de la isla.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.