La Comisión Europea sube su previsión de crecimiento en la eurozona en 2021 pese a la inflación

·4  min de lectura

Bruselas, 11 nov (EFECOM).- La Comisión Europea (CE) mejoró este jueves sus previsiones de crecimiento económico para la eurozona y la Unión Europea (UE) durante 2021, pero las empeoró para 2022, y adelantó que la inflación permanecerá por encima del 2 % este año y el siguiente.

En concreto, Bruselas pronosticó que el producto interior bruto (PIB) en la UE y el club del euro avanzará un 5 % durante 2021.

Sin embargo, para 2022 empeoró sus estimaciones y predijo un crecimiento económico del 4,3 % tanto en los diecinueve países que comparten el euro como en los Veintisiete.

En julio, el Ejecutivo comunitario había anticipado un aumento del PIB del 4,8 % en el club comunitario y los países de la moneda única durante 2021, en tanto que para 2022 esperaba un avance del 4,5 % en los dos espacios.

Las estimaciones publicadas hoy también contemplan un crecimiento económico en 2023 del 2,4 % en los socios del euro y del 2,5 % en los Veintisiete.

Entre las cuatro principales economías del club comunitario, este año se registrará el mayor avance del PIB en Francia (6,5 %), seguida de Italia (6,2 %), España (4,6 %) y Alemania (2,7 %).

En 2022, España (5,5 %) se situará en cabeza de este grupo, por delante de Alemania (4,6 %), Italia (4,3 %) y Francia (3,8 %).

Bruselas aseguró en un comunicado que la economía se está recuperando de la recesión "más rápido de lo esperado", pero admitió que sus previsiones dependen "en gran medida" de la evolución de la pandemia y del ritmo al que la oferta se ajusta al "rápido cambio de tendencia en la demanda tras la reapertura de la economía".

Añadió que se espera que la demanda interna siga impulsando la expansión económica, y que las mejoras en el mercado laboral y la bajada prevista en los ahorros "deberían contribuir a un ritmo sostenido del gasto de los consumidores".

La CE también destacó el papel del fondo de reconstrucción, pero insistió en que el crecimiento hace frente a "nuevos vientos en contra", y dijo que los cuellos de botella y las perturbaciones en la oferta global "están pesando sobre la actividad en la UE".

“Las interrupciones en la logística global y la escasez de varias materias primas e insumos intermedios han estado afectando cada vez más la actividad en la UE”, declaró el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, en una rueda de prensa.

Bruselas constató, además, que tras haber caído "bruscamente" en 2020, los precios de la energía, en particular, para el gas natural, han aumentado "a un ritmo tumultuoso" en los últimos meses y se encuentran ahora "muy por encima de los niveles prepandémicos".

Según la primera estimación de Eurostat, la inflación de la eurozona en octubre llegó al 4,1 %, un nivel solo alcanzado en una ocasión más desde el inicio de la serie histórica en 1997.

En ese contexto, el Ejecutivo comunitario asumió que el aumento de la inflación ha "superado las predicciones".

Detalló que el incremento se debe "principalmente" al aumento de los precios de la energía, "pero también parece estar vinculado a un amplio conjunto de ajustes económicos posteriores a la pandemia, lo que sugiere que los niveles elevados actuales son en gran medida transitorios".

Por tanto, espera que la inflación en la eurozona sea del 2,4 % en 2021, del 2,2 % en 2022 y del 1,4 % en 2023, mientras que en la UE pasará del 2,6 % al 2,5 % y al 1,6 %, respectivamente.

De todas formas, advirtió de que la inflación “puede ser más alta de lo previsto si las restricciones en la oferta resultan ser más persistentes y unos incrementos salariales por encima de la productividad repercuten en mayor medida sobre los precios de consumo”.

“Lo que esperamos que se desacelere es el aumento brusco y bastante sin precedentes que estamos viendo. Eso no significa que vayamos a tener una tendencia de que estos precios vayan a bajar y bajar. Esto significa que los picos que estamos viendo y que con seguridad seguirán en los próximos meses, se espera que se desaceleren, en especial, en la segunda parte del próximo año”, dijo Gentiloni sobre los precios de la energía.

En lo referente a la deuda pública, se espera que alcance el 100 % del PIB en 2021 en el club del euro, para caer al 97,9 % en 2022 y al 97 % en 2023. En los Veintisiete pasará del 92,1 % este año al 90 % el siguiente y el 89,1 % en 2023.

El déficit público será del 6,6 % en 2021 en la UE, del 3,6 % en 2022 y del 2,3 % en 2023. En la eurozona pasará del 7,1 % al 3,9 % y al 2,4 %.

El desempleo en la UE pasará del 7,1 % este año al 6,7 % en 2022 y al 6,5 % en 2023, en tanto que en la eurozona se situará en el 7,9 % en 2021, el 7,5 % el año próximo y el 7,3 % en 2023.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.