Brote de variante delta en el colegio ORT: según el último reporte del Consorcio PAIS, el “caso cero” sería de transmisión comunitaria

·4  min de lectura
El acceso del Colegio ORT de Belgrano. Foto de archivo.
Gerardo Viercovich

El brote de coronavirus con la variante delta que se dio en la primaria del colegio ORT sede Belgrano habría comenzado hace exactamente cinco semanas y fuera de la escuela, que debió poner en cuarentena a decenas de alumnos y volver a la modalidad virtual a los más de 500 chicos que cursan en el lugar.

En el reporte número 27 de “Vigilancia activa de variantes de SARS-CoV-2″ que lleva adelante el Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómica de SARS-CoV-2 (conocido como Proyecto País), el resumen del documento de 29 páginas indica: “El brote de la CABA -vinculado con una institución- se asoció con un caso previo sin nexo epidemiológico con el brote ni con viajes internacionales, lo que sugiere una cadena de transmisión común dentro de la CABA establecida al menos, desde principios de agosto”.

Luego, en la página tres y cuatro se explica la cronología de los contagios que superaron los 60 casos. “En la semana del 5/9/21, se detectaron a través del Laboratorio del Hospital Elizalde cinco muestras positivas para SARS-CoV-2 pertenecientes a una misma institución educativa de la ciudad de Buenos Aires. En tal sentido, las muestras respectivas fueron remitidas al laboratorio de virología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez (HNRG) para ser secuenciados por la estrategia de secuenciación parcial de Spike”.

En el siguiente párrafo se habla de que el “caso cero”, en lugar de uno serían dos: “De acuerdo con la investigación epidemiológica y en forma preliminar, se pudo determinar que durante el fin de semana del 28/8/21 dos integrantes de la comunidad educativa asistieron a sendos eventos extraescolares. Cabe destacar que, si bien se reportaron casos durante la semana anterior en la misma institución, los mismos pertenecían al nivel secundario no pudiéndose identificar hasta el momento nexo epidemiológico con los casos secuenciados. Por otra parte, tampoco se pudo rescatar las muestras para su secuenciación”.

“Los casos secuenciados fueron confirmados para la variante delta. En ese análisis además de la constelación de mutaciones característica de la variante delta en la región secuenciada, se detectó una mutación sinónima (2049 G>A) que compartían todos los casos analizados, apoyando la hipótesis de que podrían tener un origen en común. En la semana posterior se sumaron otros seis casos que fueron también confirmados por secuenciación de Spike con la variante delta y la misma mutación marcadora. Con el objetivo de analizar las relaciones evolutivas, se obtuvo el genoma completo de tres de ellos, los que fueron cotejados con muestras secuenciadas anterior y posteriormente al brote (sin nexo con el mismo) por el proyecto PAIS”, agrega el informe que expone el avance de las diferentes variantes en el país.

Ilustración de una espícula viral (rojo) de covid-19 acoplándose a los receptores (azul) de una célula humana
SCIENCE PHOTO LIBRARY


Ilustración de una espícula viral (rojo) de covid-19 acoplándose a los receptores (azul) de una célula humana (SCIENCE PHOTO LIBRARY/)

Un experto en virología consultado por LA NACION explicó al respecto: “Ellos lograron establecer dos casos índices en el colegio, que son los que contagiaron al resto. De esos dos casos no pudieron establecer ningún nexo epidemiológico, pero la secuencia es similar a otra secuencia anterior que parece haber venido en un viajero desde los Estados Unidos. Como no tienen nexo y las secuencias son similares, se asume que los casos índices adquirieron el virus en forma comunitaria”.

En la página seis el informe además se detalla el resultado de los análisis genómicos completos de algunas de las muestras. “Las tres secuencias analizadas a partir de individuos asociados al brote en la institución educativa de la CABA formaron un grupo monofilético de alto soporte junto a una secuencia proveniente de un individuo residente de la CABA sin nexo epidemiológico con el brote ni con viajes internacionales, indicativo de una cadena de transmisión común con virus circulante en la CABA al menos un mes antes de las detecciones en el contexto del brote institucional”.

Las secuencias de este grupo pertenecen al linaje derivado AY.25 y se asociaron con muestras del mes de julio de los Estados Unidos, lo que sugiere una introducción viral desde aquel país”, sigue el texto y cierra: “Este grupo presentó tres marcadores moleculares: la mutación C10228T (cambio sinónimo en ORF1a/1ab), G23611A (cambio sinónimo en la posición 2049 del gen S o 683 de la Spike) y A27862G (cambio no sinónimo D36G en ORF7b)”.

El experto consultado por este medio añadió: “Dentro del ORT, como tienen una mutación característica todos los virus que aislaron y secuenciaron, se considera que estos dos casos índices contagiaron al resto y, a su vez, esas dos personas lo adquirieron comunitariamente porque tienen una secuencia muy parecida a un caso anterior sin contacto con estos casos índices. Eso es lo que se infiere de los datos”.

En los últimos días, a más de un mes de comenzadas las infecciones en la institución, el colegio primario comenzó a retomar su rutina luego de que se controlara el brote.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.