Brote de coronavirus en un pueblo extremeño por un viaje a Estambul para injertarse pelo

M. J. Arias
·3  min de lectura

El pueblo de Calamonte, en Badajoz, ha pasado de ser una localidad con solo seis casos de coronavirus a registrar un brote que tiene en vilo a sus algo más de 6.000 vecinos. Además del virus se extiende también la indignación, publica El Mundo, tras saber que el origen de que se hayan disparado los números se debe al viaje de un grupo de 19 personas a Turquía para recibir injertos capilares. “Es una pena porque éramos un pueblo puesto como modelo, (…) esto es muy duro”, ha lamentado la alcaldesa, Magdalena Carmona López.

Turquía es conocida por sus clínicas de injertos capilares y son muchos los viajeros internacionales que acuden a Estambul para recibir estos tratamientos. (Foto: Getty Images)
Turquía es conocida por sus clínicas de injertos capilares y son muchos los viajeros internacionales que acuden a Estambul para recibir estos tratamientos. (Foto: Getty Images)

Según publican el citado diario y Hoy, aunque aún quedan detalles por conocer y rastreo por hacer, el origen del brote está en ese desplazamiento. Este tuvo lugar durante el Puente de la Constitución. Cabe destacar que los cierres perimetrales impuestos entonces por las Comunidades Autónomas impedían la movilidad entre las mismas, pero no atravesarlas. Es lo que hicieron, en autobús, los componentes de la expedición.

Salieron de su pueblo el 6 de diciembre con destino a Barajas (Madrid), donde se subieron al avión. Estuvieron en Estambul (Turquía) hasta el miércoles 9 de diciembre, cuando regresaron. De vuelta en casa no tuvieron ningún síntoma compatible con el COVID-19, pero se cree que podría deberse a que tras las operaciones de injertos capilares los pacientes han de tomar antibióticos y estos podrían haber enmascarado el contagio.

El primero indicio fue la confirmación del caso de una mujer de 85 años cuyo hijo era uno de los que había viajado a Turquía, aunque desde el entorno de los viajeros se ha insistido en que estos se hicieron pruebas PCR tanto a la ida como a su vuelta. Existe una posibilidad, que se está barajando y para la que no hay aún confirmación, de que el origen del contagio pudiera ser el conductor del autobús que les trasladó al aeropuerto. En ese caso, y si el contagio hubiese sido a la ida, la red de contactos se extendería hasta el país turco. Pero es solo una hipótesis.

Lo que se sabe hasta ahora es que la expedición estuvo formada por 19 personas (18 hombres y una mujer) de edades comprendidas entre los 30 y los 50 años. Fue organizado por una peluquería de la zona y la mayoría de los participantes en la misma ha dado positivo a su regreso. Entre los viajeros, añaden en El Mundo, había dos policías locales.

A día de hoy y no habiéndose descartado que haya más positivos ya que el brote continúa activo, el saldo es de 29 positivos, 250 contactos detectados con el rastreo y los cierres de un colegio y una guardería. Además de que el Ayuntamiento ha anunciado que tomará más medidas restrictivas para evitar que el número de casos siga creciendo.

En el caso del colegio, ha trascendido que en un primer momento solo eran dos las clases en cuarentena debido a dos positivos (uno de los niños es sobrino de tres de las personas que viajaron a Turquía). Sin embargo, al irse sucediendo más positivos se acabó determinando el cierre completo del centro hasta la vuelta de las vacaciones de Navidad.

EN VÍDEO | Terremoto de Turquía: una niña es sacada con vida de los escombros tras 65 horas del terremoto en Turquía