Bromistas rusos le toman el pelo a Elliott Abrams y revelan planes de EEUU con Venezuela

Mariángela Velásquez
Vladimir Kuznetsov (izquierda) y Alexei Stolyarov, conocidos como los bromistas Vovan yLexus, en la presentación de su libro en Moscú en 2017 ( REUTERS/Sergei Karpukhin)
Vladimir Kuznetsov (izquierda) y Alexei Stolyarov, conocidos como los bromistas Vovan yLexus, en la presentación de su libro en Moscú en 2017 ( REUTERS/Sergei Karpukhin)

Los bromistas rusos Vladímir ‘Vován’ Kuznetsov y Alexéi ‘Lexus’ Stoliarov lo han hecho de nuevo.

Al par de comediantes les gusta causar revuelo con asuntos particularmente espinosos que movilizan a la opinión pública. Así que no pudieron dejar la oportunidad para ejercer su llamado “periodismo bromista” con la crítica situación de Venezuela.

Vován y Lexus llamaron al representante de Estados Unidos para Venezuela, Elliot Abrams, personificando al presidente suizo Ueli Maurer, para revelar la supuesta existencia de numerosas cuentas de funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro en el Banco Limpopo. El detalle es que Limpopo existe pero no es un banco suizo, sino una provincia de Sudáfrica.

Al ver que Abrams, conocido por ser un sagaz negociador, cayó en la trampa. Los cómicos siguieron con la farsa preguntando “¿Qué hacemos con las cuentas?” a lo que el diplomático estadunidense respondió tajante “Congelarlas”.

Luego Abrams explicó al ficticio presidente suizo que si su gobierno no tomaba medidas, las instituciones financieras de ese país podrían tener problemas una vez que el presidente interino Juan Guaidó asuma el control del país.

Abrams fue más allá y reveló detalles tácticos de la estrategia internacional para presionar a Maduro a entregar el poder, luego de que la Asamblea Nacional de Venezuela lo declaró “usurpador” de la presidencia y nombró a Guaidó como jefe del ejecutivo.

“Nosotros no queremos ponerlo a usted y al Congreso nerviosos. Nosotros queremos poner nerviosos a las Fuerzas Armadas de Venezuela. Creemos que sería un error táctico darles garantías de que las tropas estadounidenses no entrarán ahí. Pero en realidad estamos haciendo algo diferente. Estamos haciendo lo que ve. Presión financiera, presión económica, presión diplomática”, dijo Abrams al supuesto lider suizo.

No contentos con bromear con Abrams, Vován y Lexus dijeron a la agencia de noticias rusa Sputnik que recibieron una llamada del encargado de negocios de Venezuela en Estados Unidos asignado por Guaidó, Carlos Vecchio, quien preguntó específicamente si habían encontrado cuentas personales de Maduro en Suiza.

Los comediantes inventaron que Maduro escondía fondos en la Fundación Nurlan Baidilda Ltd, que en realidad existe pero que no tiene nada que ver con el gobierno sudamericano. También le habrían pedido a Vecchio que filtrara la información a la prensa para crear un escándalo y generar la presión necesaria para bloquear las cuentas del presidente de facto.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Fuentes cercanas al Vecchio aseguraron que el político venezolano nunca conversó con los bromistas.

A pesar de que la broma de Vovan y Lexus ha generado burlas de partidiarios del chavismo a los esfuerzos de la Asamblea de Venezuela de repatriar el dinero malversado, investigaciones del Departamento de Justicia de Estados Unidos le siguen la pista a una red de corrupción que habría desviado al menos 1.200 millones de dólares de la estatal Petróleos de Venezuela a bancos europeos en 2015.

¿Espías del Kremlin?

La lista de personas engañadas por Vován y Lexus es larga.

En 2016, los bromistas enfurecieron a la opinión pública rusa al enviar una carta ficticia a una funcionaria ucraniana que se encontraba en huelga de hambre en protesta por supuestas irregularidades en un juicio por homicidio que enfrentaba en Rusia.

Nadezhda Savchenko suspendió su huelga de hambre al leer el mensaje escrito por los bromistas que se hicieron pasar por el presidente ucraniano Petro Poroshenko y le pidieron que desistiera de la protesta.

El cantante Elton John creyó haber conversado con el presidente Vladimir Putin sobre los derechos de la comunidad LGBT en Rusia y el presidente turco Recep Erdogan también pensó que había tenido una fructífera conversación con el ucraniano Poroshenko, cuando en realidad hablaba con uno de los bromistas.

“Aunque el dúo asumió rápidamente la responsabilidad en las tres ocasiones, las fuerzas de seguridad rusas no intervinieron. Esa posición relajada ha hecho que algunos sugieran que estaban trabajando bajo un acuerdo con el Kremlin”, dijo el diario independiente The Moscow Times.

En noviembre de 2017, la ministra de Defensa de España, María Dolores de Cospedal, picó el anzuelo de Stoliarov, y tomó por cierta una falsa llamada del ministro de Defensa de Letonia, quien habría revelado detalles sobre la injerencia rusa en las aspiraciones independentistas de Cataluña.

Stoliarov dijo a Cospedal que el ex presidente catalán Carles Puigdemont era un espía ruso apodado Cipollino.

Según la publicación Russia Beyond, el objetivo fundamental del “periodismo bromista” no es simplemente burlarse de las personalidades sino conseguir información exclusiva.

Sobre el reciente episodio venezolano, Vovan y Lexus aseguraron a Sputnik que seguirán intentando hasta conversar con el propio Guaidó. “Esto es solo el comienzo y pronto conocerán el resto de esta historia”.