Los británicos, divididos sobre la expulsión de inmigrantes a Ruanda en vísperas del primer vuelo

·1  min de lectura

El primer vuelo con solicitantes de asilo del Reino Unido a Ruanda está previsto para el martes 14 de junio, en el marco del plan de la ministra de Interior británica, Priti Patel, para disuadir la inmigración ilegal. Por ello, los grupos de derechos humanos siguen luchando para evitar este despegue, en el que se supone que 31 personas serán enviadas a Ruanda. En las calles de Londres, los británicos están divididos por la polémica.

Con nuestra corresponsal en Londres, Marie Boëda

Con el pelo gris, gafas tintadas y una camisa vaquera, Garry pasea a su perro a unas manzanas de la estación de Saint Pancras. Para este pensionista, estos refugiados no deberían quedarse en Inglaterra.

"Obviamente, la gente no puede seguir viniendo y arriesgando su vida cruzando el Canal. Por lo que tengo entendido, algunos de ellos ya han sido enviados allí y han empezado a buscarse la vida. Tienen buenas condiciones, ciertamente mejores que las que tienen aquí. Así que no creo que sea inmoral, veamos si funciona primero”, estima.

Una pareja de Manchester pone los ojos en blanco ante el tema. Apoyada en una mesa al sol, Lise no tiene pelos en la lengua para denunciar a su gobierno: "Estoy avergonzada, Priti Patel es un veneno del que hay que deshacerse. Creo que deberían dejarlo todo y volver a pensar en una solución más adecuada. Enviarlos a Ruanda es simplemente ridículo".

Pete, su marido, dice que la política no disuadirá a los refugiados de cruzar el Canal.

El gobierno británico negoció este plan hace unos meses con Ruanda, que ya tiene listo un hotel para alojar a unos 100 migrantes.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.