El británico culpable de matar a mariposas protegidas elude la cárcel

Foto divulgada el 17 de marzo de 2017 de una mariposa grande azul (Phengaris arion), en Londres (Butterfly Conservation/AFP | Martin Warren)

Un británico que fue declarado culpable de la captura y muerte de 2 mariposas de una especie muy preciada y protegida eludió la cárcel al ser condenado este viernes a 6 meses de prisión, pero en suspenso.

Además, el tribunal de Bristol (sudoeste) condenó a Philip Cullen, de 57 años, a realizar 250 horas de trabajos sociales y a no acercarse durante cinco años a tres reservas naturales donde viven las mariposas de la especie afectada, la grande azul (Phengaris arion).

"Es un caso único. Nunca antes se había perseguido la captura y muerte" de mariposas, dijo el fiscal Kevin Withey.

Voluntarios conservacionistas sorprendieron a Cullen atrapando a las mariposas con una red en dos áreas protegidas en el sudoeste de Inglaterra.

La policía registró su casa en Bristol en febrero de 2016 y halló 30 bandejas de mariposas y polillas entre las que se encontraban las dos mariposas citadas.

Los investigadores descubrieron que Cullen vendía las mariposas en eBay, y dijo haber comprado las dos en cuestión a una granja francesa.

Registradas por primera vez en 1795, en el Reino Unido, las mariposas azules grandes desaparecieron del país en 1979, y fueron reintroducidas cuatro años más tarde.

Según la asociación de protección de las mariposas Butterfly Conservation, estos lepidópteros pueden alcanzar las 300 libras (345 euros, 371 dólares) en el mercado negro.