Brinda Rennueva una segunda vida al unicel

Por Mario Rivera

México, 29 Feb (Notimex).- Reciclar no sólo reduce el impacto ambiental, también genera empleos y fomenta el desarrollo económico y crecimiento del país, señaló Héctor Ortiz, director general de Rennueva, empresa dedicada al reciclaje, que únicamente en 2019 acopió más de 20 mil kilos de unicel para transformarlo en nuevos productos.

En entrevista con Notimex, el empresario explicó que Rennueva surgió por la necesidad de crear una tecnología capaz de reinventar el uso del unicel. Así se le daría un nuevo ingreso a las personas que diariamente viven de la pepena.

“En la Facultad de Ingeniera de la UNAM nos dimos cuenta que iban personas a los basureros y se llevaban vidrio, carton, aluminio y PET, pero el unicel era un plástico que se quedaba”, señaló.

Explicó que esto sucedía porque las tecnologías existentes no eran eficientes para valorizarlo. Por ello, se buscó desarrollar una forma viable tanto ambientalmente como enérgicamente para reciclarlo.

Dijo que en la actualidad esta empresa recicla materiales plásticos fabricados en poliestireno, polietileno y polipropileno: envases de alimentos, de shampoo, cajas de CD, bolsas, botellas, cubiertos, etcétera.

Con el unicel, añadió, se generan nuevos productos como juegos de geometría, ganchos para ropa, carcasas de plumas, marcos fotográficos, tacones de zapatos, piezas de automóviles, entre otros.

“En Rennueva, a través del reciclaje, reducimos hasta 76 por ciento de los gases de efecto invernadero y generamos empleos, no solamente los de la planta, sino también para las personas que se dedican a separar el material, al transporte y propiamente al reciclaje”, detalló Héctor Ortiz.

Subrayó que además de los acopiadores, a nivel nacional hay cinco millones de personas que viven dentro de los rellenos sanitarios y se dedican a la separación de plásticos para vivir. “En toda la cadena de valor a nivel nacional del reciclaje de plásticos, son mas de 15 millones de familias las que vivimos directamente de ello”, aseveró.

El empresario explicó que el unicel es uno de los materiales más difíciles de reutilizar, debido a la manera en que está producido.

“Imaginemos una palomita de maíz, lo que pasa con el unicel es lo mismo, tiene un gas adentro que al calentarse se expande, explota y genera una espuma, ésta es 98 por ciento aire, lo demás es poliestireno. El conflicto es que es mucho volumen, lo cual trae problemas con el manejo del mismo, el traslado, etcétera”, dijo. Por ello, Rennueva se enfoca en adaptar una tecnología para reducir el volumen y procesarlo como otros plásticos.

La compañía lo tritura y por medio de presión retira el 98 por ciento de aire. Luego comprime el material restante y genera calor para plastificarlo. Una vez que se enfría, el producto final se vuelve rígido y puede cortarse en pequeños fragmentos para ser transformado en nuevos artículos.

*Educar e informar, claves para la cultura del reciclaje

“Nos dimos cuenta que el reciclaje del unicel no solamente era una situación tecnológica, también involucraba otros aspectos, tanto legales, sociales, pero principalmente de educación. Si no le informábamos a la sociedad que el unicel se podía reciclar, no íbamos a llegar muy lejos”, compartió Héctor Ortiz.

Agregó que a lo largo del crecimiento de Rennueva, han brindado asesorías a diferentes proyectos a nivel nacional para que se enfoquen en un tema de valorización. “Somos de las pocas empresas de tecnología que trabajan con una base social; buscamos apoyar a esas personas que no tienen acceso si quiera a derechos humanos básicos”, comentó el director de la compañía.

El ingeniero invitó a la población a informarse y contribuir a mejorar el proceso del reciclaje, ya que con ello se beneficia al medio ambiente y a las personas. Los ciudadanos pueden llevar el unicel a la planta de Rennueva, ubicada en Mimosas 63, Santa María Insurgentes, alcaldía Cuauhtémoc. De lunes a viernes, en un horario de 10:00 a 18:00 horas.

-Fin de nota

NTX/MRG/AEG