Las Brigadas Internacionales son una inspiración para la Legión ucraniana

·4  min de lectura

Kiev, 17 jun (EFE).- Las Brigadas Internacionales que lucharon en la Guerra Civil española del lado de la República son una inspiración para la Legión Internacional de voluntarios del Ejército de Ucrania, aunque con la diferencia de que en esta ocasión ellos confían en vencer.

Damien Magrou, un abogado de nacionalidad noruega que habla siete idiomas y que vive en Kiev desde hace dos años, es el portavoz de esa unidad del Ejército de Ucrania, en la que, reconoce en una entrevista con Efe, en la primera fase de la guerra hubo cierta "desorganización".

Sin embargo, asegura, este cuerpo creado al principio de la invasión rusa ha mejorado su estructura y ya sólo acepta a soldados extranjeros con probada experiencia, que firman un contrato y asumen las mismas obligaciones que un uniformado ucraniano.

En la Legión Internacional hay nacionales de 55 países, aunque Magrou no quiere entrar a hablar del número total de combatientes. Los países con más presencia son Estados Unidos, Reino Unido, Polonia, Canadá, las naciones bálticas y las nórdicas.

De los países de habla hispana, según el portavoz, los voluntarios de España y Colombia son los más numerosos, aunque, de nuevo, no entra en más detalles.

Las mujeres están presentes en todas las posiciones de la Legión, según Magrou, desde el combate en primera línea a la asistencia médica, sin revelar nada más.

SON MILITARES UCRANIANOS

"Tienen exactamente los mismos derechos y deberes que los militares ucranianos. Reciben el mismo salario. Siguen las mismas reglas disciplinarias. Pueden enfrentarse a las mismas sanciones en caso de infracciones, incluido un tribunal marcial. Y todo esto es lo que nos permite decir que los legionarios son miembros de las fuerzas armadas de Ucrania y tienen derecho a la protección de la Convención de Ginebra", explica.

Un tribunal de la autoproclamada República Popular de Donetsk condenó a muerte hace una semana a dos británicos y un marroquí, acusados de ser mercenarios del Ejército ucraniano. Los expertos han criticado la sentencia como una violación de la Convención de Ginebra.

Magrou considera ese "juicio farsa" como parte de la campaña de Rusia contra los combatientes extranjeros en Ucrania, aunque, según cree, ese intento de atemorizar a futuros voluntarios no funciona.

"Quien viene a Ucrania para luchar toma una decisión trascendental, valiente y difícil porque sabe que va a un país devastado por la guerra y va a ir al frente. Creo que ahora todo el mundo entiende que la situación es muy difícil. Hay mucho fuego de artillería. También hay muchas pérdidas. Cuando los extranjeros vienen a Ucrania, ya están preparados para correr los mayores riesgos", argumenta.

MERCENARIOS SIRIOS

El portavoz de la Legión indica que, desde el punto de vista del derecho internacional, los únicos mercenarios están en el bando ruso, algunos nacionales del Grupo Wagner -un ejército privado de un oligarca cercano al Kremlin- y también combatientes sirios.

"La primera prueba de combatientes extranjeros sirios en territorio ucraniano fue la semana pasada en el frente sur, y según contó en algún medio Aleksey Arestovich, asesor del presidente, 200 de ellos murieron por ataques de la artillería ucraniana", explica.

DESORGANIZACIÓN

Al inicio de la guerra, debido a la reciente creación del cuerpo y a la incertidumbre del inicio de las hostilidades, hubo "desorganización", pero eso ha cambiado, sostiene.

"Una cosa está clara y es que no enviamos a nadie al frente sin un equipo militar básico del Ejército ucraniano. Eso es un chaleco antibalas, un casco, un fusil, munición y un uniforme", indica.

Magrou reconoce cierta falta de material bélico, pero es algo común a todos los combatientes ucranianos. "Los legionarios se enfrentan a los mismos problemas que tienen las fuerzas armadas ucranianas", resume.

"Faltan gafas de visión nocturna, gafas balísticas para proteger los ojos, sistemas activos de protección auditiva. Pero ese es un problema en todas las unidades", indica.

El portavoz aprovecha para insistir en la necesidad de recibir más ayuda militar de los países aliados de Kiev.

LA ENCRUCIJADA DE DONBÁS

"Estamos en un momento muy importante en esta guerra. La batalla por el Donbás es una encrucijada. Y si Ucrania pierde esa batalla, será mucho más fácil para Putin decir que ha ganado y que congela el conflicto, que es algo que solo beneficia al Kremlin", expone.

"Y el problema es que estamos muy superados en cuanto a armas", lamenta, con una superioridad de fuego ruso en artillería de diez a uno. "Cada día que pasa es una pérdida de tiempo y de vidas", resume.

Y agrega: "No hay otra forma de salir de esta situación que ganar en el campo de batalla".

Magrou asegura que las Brigadas Internacionales -los voluntarios que lucharon al lado de la República durante la Guerra Civil-, son un ejemplo y recuerda que hay muchos paralelismos entre ambos conflictos.

"Creo que es una de las mejores inspiraciones porque, al igual que en la guerra de Ucrania, las Brigadas Internacionales defendieron a un Gobierno elegido democráticamente contra un ejército fascista invasor. Además, existía un digamos que tibio apoyo de los países democráticos", resume.

"La principal diferencia que vería entre las Brigadas Internacionales y la Legión Internacional es que tenemos la intención de ganar esta guerra, mientras que las Brigadas Internacionales lamentablemente perdieron la suya", concluye.

Luis Lidón, enviado especial

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.