“Brigadas de chicos”: así criticaba en 2013 Alberto Fernández el control de precios que hacía La Cámpora enviada por Cristina Kirchner

·3  min de lectura
El presidente Alberto Fernández criticaba los controles de precios de La Cámpora cuando era opositor al gobierno de Cristina Kirchner
Captura Youtube

Aún reconciliado con la vicepresidenta Cristina Kirchner, el presidente Alberto Fernández no puede desprenderse de las críticas que le hacía a la exmandataria cuando era opositor, sobre políticas que le disgustaban y que ahora replica en su administración. Las redes sociales fueron las encargadas de sacar a la luz una entrevista de 2013 en la que Fernández apunta al congelamiento de precios del kirchnerismo. “La solución de la inflación la presidenta se la confía a los chicos de La Cámpora”, la cuestionaba y le pedía enviar a los militantes “a controlar el Banco Central” porque para él, en ese entonces, el aumento de precios se vinculaba a la emisión monetaria.

Mientras tanto, este fin de semana llovieron las imágenes de intendentes oficialistas de la provincia de Buenos Aires que llegaron a las góndolas a revisar el valor de los 1482 productos que se congelaron por decisión de la Secretaría de Comercio Interior, a cargo de Roberto Feletti. Esas acciones de supervisión -de las que también participaron agentes de la Defensoría del Pueblo bonaerense- fueron coordinadas antes con el Presidente.

Hace ocho años y en una visión diferente, con el diagnóstico de que había “un gran descalabro en el manejo de las cosas” y de que la inflación era el “mayor problema de la economía argentina”, Fernández sostenía en TN: “No son ellos [los militantes de La Cámpora] los que tienen que resolver el problema inflacionario”.

Así, Fernández se quejaba: “La Presidenta percibe que tirando la cantidad de dinero que ha puesto en el mercado en favor de los planes sociales va a haber un aumento de la demanda, una retracción de la oferta y un incremento de los precios. Entonces lo resuelve mandando los chicos de La Cámpora, a los militantes de La Cámpora, a controlar a los comercios”.

Disgustado con los métodos de quien es ahora su vice -y que lo ungió como candidato para ocupar el máximo cargo del Poder Ejecutivo-, Fernández se refería también al hombre que ocupaba en ese entonces el rol de Feletti: Guillermo Moreno. “Presidenta, dígale a Moreno que deje de arreglar con los supermercados, que es donde hay un problema”, pedía.

¿Por qué no manda a la gente de La Cámpora a controlar el Banco Central?

También le requería a Cristina Kirchner que dialogue con la entonces presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont. “El problema es que usted no tiene en cuenta la cantidad de dinero que ha emitido y que no ha tenido respaldo. Eso ha sido una causa generadora de inflación enorme. ¿Por qué no manda a la gente de La Cámpora a controlar el Banco Central y cómo emite el Banco Central? Por ahí se lo cuentan, por ahí no”, la chicaneaba a la vicepresidenta actual.

Para cerrar su análisis, Fernández insistía al respecto de la organización que tiene como referentes a Néstor y Cristina Kirchner y que es conducida por el presidente del bloque oficialista en Diputados, Máximo Kirchner, que integra la mesa chica de decisiones de su Gobierno.

“Al mayor problema que tiene la Argentina la Presidenta lo resuelve mandando brigadas de chicos a controlar precios, lo que deja en evidencia la falencia de su discurso. Ella termina demostrando que el Estado argentino no está en condiciones ni siquiera de controlar precios. Tiene que recurrir a la militancia para que lo haga. Hasta acá el discurso de lo que hablaba era de un Estado fortalecido, capaz de arbitrar en situaciones como esta. Parece que no es así”, consideraba.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.