Brian Sicknick, el policía que murió tras recibir heridas durante la irrupción violenta al Capitolio

Sicknick, de 42 años, era un veterano de guerra. Al parecer, recibió un fuerte golpe con un extintor de incendios.