Breves de espectáculos

Capturan en filme los claroscuros del barrio bravo

CIUDAD DE MÉXICO, enero 7 (EL UNIVERSAL).- Hay una señora en una colonia de la Ciudad de México que vende tamales y es querida por todos. En su juventud lideró una banda de delincuentes.

Hay otra que ayuda a chicas en problemáticas sociales complicadas y una más, trans, de casi dos metros de estatura, que sueña con salir de su mundo.

Todas fueron convencidas para rodar "Las lágrimas de Bael", película basada en la vida de un narcomenudista, quien en sus ratos libres trabajaba de Batman en un parque de diversiones, pero sólo como un intento de escapar de la vida que le tocó, que incluía la muerte de un hijo.

Hugo Villaseñor es el director del filme cuyos papeles principales están a cargo de los actores profesionales Alberto Trujillo ("Poderoso Victoria") y Said Sandoval ("Club de Cuervos").

Trujillo se sumergió literalmente en los barrios bajos y bravos de la ciudad para convivir con los personajes reales, los cuales saldrán en la pantalla, aunque no necesariamente representándose a sí mismos.

----XXX---

Brenda Zambrano, enamorada de "El Ratón"

CIUDAD DE MÉXICO, enero 7 (EL UNIVERSAL).- La captura de Ovidio Guzmán no pasó inadvertida para nadie. Y mientras la mayoría mostraba su preocupación ante un nuevo "Culiacanazo", otras sorprendieron al manifestar su atracción por el hijo de "El Chapo" Guzmán, una de ellas fue Brenda Zambrano.

Al enterarse de la detención, la AcaShore le declaró su amor a uno de los líderes del Cártel de Sinaloa.

"Yo bien alucín imaginando que escapo con Ovidio Guzmán", escribió la tamaulipeca sobre el video al ritmo de 'La Suburban dorada', de Los Huracanes del Norte.

La influencer resultó sorprendida al ver el nuevo look de Ovidio, con el cabello más largo y barba. "Ora qué cambiado está el Ovidio!!", comentó.

---XXX---

Alejandro Fernández lanza nueva canción

CIUDAD DE MÉXICO, enero 7 (EL UNIVERSAL).- Después de años de silencio musical, Alejandro Fernández lanzó su nueva canción, "Inexperto en olvidarte", con la que vuelve a la música vernácula para honrar la memoria de su padre, don Vicente Fernández, quien el pasado diciembre cumplió un año de fallecido.

En este nuevo tema, Alejandro Fernández deposita varios simbolismos que "le calan hondo" y lo llevan de la esperanza y la nostalgia a la tristeza y a la euforia.

Es el primer sencillo del próximo disco de "El Potrillo", del que ya no tuvo la aprobación de su padre, pero la canción habla del perdón y la aceptación de los errores, marca el retorno de Alejandro al género vernáculo que lo encumbró en sus orígenes y con el que busca ampliar su audiencia.