Gran Bretaña: una estrella de fútbol le torció el brazo a Boris Johnson con una política pública

LA NACION

LONDRES.- Después de contar su experiencia personal de niño y tras iniciar una fuerte campaña a través de las redes sociales para continuar la entrega de viandas escolares durante las vacaciones de verano británicas, la estrella del Manchester United, Marcus Rashford, quebró la opinión del primer ministro Boris Johnson, quien acordó seguir financiando las comidas para los estudiantes de menores ingresos.

Cuando el confinamiento para combatir el coronavirus forzó a las escuelas y a sus comedores a cerrar en marzo, el gobierno británico creó un programa para que las familias más vulnerables recibieran cupones de compra de alimentos por 15 libras (18,8 dólares) por niño cada semana. El plan debía terminar con el inicio de las vacaciones escolares en julio. Sin embargo, Rashford comenzó una fuerte campaña para que la ayuda continúe.

Coronavirus. Brilla en Manchester United, no se olvida del "club del desayuno" y colabora con 2.000.000 de chicos para que no pasen hambre

El joven de 22 años se movilizó por esta causa y recordó que también él, perteneciente a una familia de cinco hijos de bajos ingresos, acudía a menudo los comedores escolares. "Sé lo que es tener hambre", escribió en un artículo publicado en el diario The Times.

El atleta también escribió una carta abierta a todos los legisladores británicos el domingo, en la que contaba su propia historia. "Un hombre negro de una familia de bajos ingresos en Wythenshawe, Manchester, podría haber sido solo otra estadística", relató. "En cambio, debido a las acciones desinteresadas de mi madre, mi familia, mis vecinos y mis entrenadores, las únicas estadísticas con las que estoy asociado son goles, apariencias y límites. Me estaría haciendo una injusticia a mí, a mi familia y a mi comunidad si no estuviera aquí hoy con mi voz y mi plataforma y pidiéndole ayuda", resaltó.

El gobierno de Johnson se había negado al principio, argumentando que ya había destinado 63 millones de libras adicionales (80 millones de dólares) para que las autoridades locales apoyen a las familias vulnerables.

Pero la campaña de Rashford se aceleró rápidamente, respaldada por celebridades, políticos conservadores y de la oposición, de manera que cedió y dijo que continuaría proporcionando cupones de alimentos durante las vacaciones de verano de seis semanas a 1,3 millones de niños en Inglaterra de familias de bajos ingresos. El vocero de Johnson, James Slack, destacó que "el primer ministro entiende completamente que los niños y los padres se enfrentan a una situación sin precedentes" debido a la pandemia de coronavirus.

El Banco Mundial se involucró en el caso Vicentin con un proceso en EE.UU.

Sin embargo, subrayó que "el plan no continuará más allá del verano y los alumnos elegibles serán aquellos que disfrutan habitualmente de comidas escolares gratuitas", a la vez que precisó que el ejecutivo quiere que todos los niños vuelvan a la escuela en septiembre.

Después del anuncio, Rashford expresó a través de su cuenta de Twitter: "Ni siquiera sé qué decir. Solo mira lo que podemos hacer cuando nos unimos, ESTO es Inglaterra en 2020".

Como respuesta a la campaña del futbolista del Manchester United, la oposición laborista había llamado a celebrar un debate en el parlamento para intentar obtener la extensión de la medida. Rashford y su iniciativa recibieron también el apoyo de diputados conservadores, como el presidente de la comisión de educación, Robert Halfon, que calificó al jugador "como una inspiración y un héroe de nuestra época".

Agencia AFP y AP